Feeds:
Entradas
Comentarios

La sombra de Casa UsherAmigas y amigos, si esto no os anima a pillar los libros, francamente no sé cómo hacerlo.

Vista previa de https://leer.amazon.es/kp/card?asin=B01E9C5P0Y&preview=inline&linkCode=kpe&ref_=cm_sw_r_kb_dp_AdFLybV3BCJ7A“>La rebelión de los soldaditos de plomo.

Vista previa de https://leer.amazon.es/kp/card?asin=B01MRW7R3B&preview=inline&linkCode=kpe&ref_=cm_sw_r_kb_dp_MiFLyb06KA9V5“>La sombra de Casa Usher.

Y, por favor, espero vuestros comentarios. del tipo que sean. No tengáis miedo, aunque me digáis Chica, dedícate a otra cosa que esto no es lo tuyo, no me como a nadie. ¡Soy vegetariana!

Y, de aquí a poco, más aventurillas medievales…

La sombra de Casa UsherPues, eso, gente, estoy que no sé qué hacer. Las ventas no se me están dando todo lo bien que deberían (eufemísticamente hablando) y todos los medios de promoción que se me ocurren requieren las dos cosas que más me faltan, tiempo y dinero. Así que, si se os ocurre alguna y, además, funciona, tendreís mi agradecimiento eterno y tal vez alguna cosa más en forma de libro. Pero qué funcione, que la cosa está muy chunga.

De momento, he escrito esta nota de prensa, por si puede servir para algo, y la he enviado a un servicio gratuito de difusión de comunicados:

LLEGA LA SOMBRA DE CASA USHER

Ya está disponible en Amazon (eBook) y en Creative Space (papel) a unos precios realmente económicos, La sombra de Casa Usher, el segundo volumen de la Trilogía Casa Usher.

Barcelona, 27 de diciembre de 2016-. La rebelión de los soldaditos de plomo, de Eowyn de Camelot, ya tiene segunda parte. En ella, los activistas de la primera le darán un par de sorpresas al lector, al tiempo que se enfrentan a nuevos desafíos en su particular y algo desastrosa lucha contra el siniestro grupo empresarial Casa Usher y sus conexiones políticas, todo ello narrado en clave ligera y con un estilo híbrido entre el propio del género de aventuras y el de la novela negra.

Amistad, algo de romance, acción, humor, ironía, personajes encantadores algunos y verdaderamente estrambóticos los otros, y un gran tema de fondo con tres preguntas al aire: ¿es realmente posible aquel famoso “otro mundo posible”? ¿Qué precio estamos dispuestos a pagar? ¿No se tratará todo de un enorme engaño?

La rebelión de los soldaditos de plomo (Casa Usher, 1)
Anezka es una estudiante laboralmente precaria, de carácter voluntarioso, despistada y algo inconsciente que tiene una misión: socavar los cimientos de la oscura multinacional Casa Usher, cuyas raíces están hundidas en el partido casi dictatorial que gobierna el país y tal vez en asuntos mucho más turbios. Con la ayuda de sus amigos y compañeros políticos, la idealista pero razonable Margaret, el contradictorio Victor, el veterano Saladrigas y, sobre todo, el violento pero bienintencionado Cristof, idea mil y una estratagemas para conseguir sus propósitos con irregular fortuna. Pues ¿qué ocurre cuando los ideales políticos entran en conflicto con los intereses personales? ¿Cuando los héroes que han de salvar el país bastante trabajo tienen para salvarse a ellos mismos de sus fantasmas y de sus chapuzas? ¿Qué ocurre cuando el enemigo forma parte de aquellos que quieren vencerlo?

www.createspace.com/6071628 y www.amazon.es/dp/B01E9C5P0Y

La sombra de Casa Usher (Casa Usher, 2)
En uno de los bares más emblemáticos de Jail City, capital del Estado de Noroeste de Deathland, los miembros del Movimiento Anticapitalista Medioambiental (MAM) se encuentran consternados por las desgracias acaecidas a Anezka y Cristof, responsable de la sección armada del grupo. Todo parece haber terminado para los activistas… pero a veces las cosas no son lo que parecen.

Sin embargo, Casa Usher sigue ahí, sombría y tentacular, y lanzará la envidia enfermiza y la desmesurada ambición de Paolo, la obsesión psicótica de Roderica, y la crueldad y la locura vengativa de Mijail contra ellos, creando dudas, forjando traidores y preparando su triunfo, como si fuera omnipotente… ¿Hay esperanzas para el mundo?

www.createspace.com/6786831 y www.amazon.es/dp/B01MRW7R3B

Biografía
Eowyn de Camelot es el pseudónimo de una periodista de Barcelona, asidua de las redes sociales y bloguera (Bosque de Brocelandia).

Para más información: Sefirot Serveis Editorials – www.facebook.com/sefirot.se – 600211461

Pues lo dicho. Quedo a la espera de vuestras sugerencias si queréis hacerlas, y de antemano muchas gracias.

La sombra de Casa Usher
Pensaba que nunca iba a llegar este momento. El camino ha sido arduo, agotador y casi agónico, pero por fin puedo decir que La sombra de Casa Usher, segunda parte de la trilogía Casa Usher y continuación de La rebelión de los soldaditos de plomo, está publicada ya en CreateSpace y en Amazon. Si la queréis, es vuestra: como explicaba en la entrada en que anuncié la segunda edición de La rebelión, hay diversas opciones para todos los formatos de lectura y todos los bolsillos.

  • Opción 1: CreateSpace. Una posibilidad que ofrece Amazon para los que prefieren los libros impresos. Sencillamente entras, pides una copia del libro y te lo envían a casa, o al menos eso creo. He puesto el precio más bajo que me permitían, 5,67 euros, y he aprovechado para bajar el importe de La rebelión (me enteré de que aún se podía vender más barata), que ahora cuesta 6,07 euros (de paso he remaquetado de nuevo el libro y he corregido algunas pequeñas distorsiones en el formato que se habían colado).  Eso sí, me temo que los gastos de envío van aparte.
  • Opción 2. Amazon. Para leer en la tableta, el móvil y el PC con la app gratuita Kindle, apta para cualquier dispositivo. Se puede pillar a 0,99 euros, tanto La sombra como La rebelión (que también ha sido remaquetado y maqueado para la ocasión). Ambas novelas están asimismo en Kindle Unlimited, por lo que si te acoges a ese programa de préstamos en Amazon puedes leer gratis bastantes libros, Casa Usher 1 y 2 incluidas, siempre que no tengas en tu dispositivo más de 10 a la vez y por algo menos de 10 euros (no sé si lo recomiendo: en la selección disponible te puedes encontrar verdaderas joyas pero, mayoritariamente, con lo que te topas es… Bueno, os lo podéis imaginar…).
  • Opción 3. Como no me gustaría que nadie se quedara sin leer la novela por falta de efectivo y/o de dominio de las últimas tecnologías, también tengo el libro en pdf para leerlo en el PC o imprimirlo. Sólo tenéis que escribirme un correo y pedirlo. Es gratis.

Esto de la autopublicación en Amazon es una fuente de trabajo y problemas, y cuando no se dispone de buenos equipos y aplicaciones o, en su defecto, conocimientos y tiempo, más todavía. Los manuscritos maquetados tienen una extraña tendencia a descomponerse en formas inimaginables cuando los subes, y basta con que corrijas un error de maquetación para que te surjan siete más. Lo digo porque agradecería que cualquier fallo que veáis, grave o leve, aunque sea una coma, me lo hagáis saber (por privado, porfa, tampoco es cuestión de darle publicidad a mis meteduras de pata) y rápidamente será subsanado.

Y nada más, sólo espero que esto sirva para que paséis un buen rato (ése es el propósito), que si no os gusta no seáis muy crueles con vuestras críticas negativas (tampoco quiero que me mintáis, pero una tiene su corazoncito), y que si os gusta no olvidéis poner el libro por las nubes ante todos vuestros amigos, enemigos, conocidos, familiares y redes sociales (no espero hacerme millonaria con esto, ni mucho menos, pero si me sirve para retirarme de mi trabajo explotador y dedicarme a escribir, investigar y restaurar construcciones medievales, me conformo… Vale, de sueños también se vive, ¿o no?).

No quisiera terminar esta entrada sin agradecer a todas las personas que me han animado, ayudado y apoyado para que este proyecto pudiera ver la luz, y también a las que han hecho todo lo contrario.

Guardar

Guardar

Guardar

"Tenéis mucho que arreglar antes de hablar con el rey, que ya debe de estar al llegar. Creo que oigo el piafar de sus caballos y el barullo de las tiendas de sus gentes instalándose ante la muralla."

“Tenéis mucho que arreglar antes de hablar con el rey, que ya debe de estar al llegar. Creo que oigo el piafar de sus caballos y el barullo de las tiendas de sus gentes instalándose ante la muralla.”

(viene de) Todos me miraron y, segundos después, al personaje de más alta graduación entre los presentes, esperando que diera su conformidad, o no, a lo que sin duda creían que era una locura propia de alguien que debería vestir faldas y que sin duda no se merecía más que cobrar poco y estar encerrada en la cocina (si supieran el caso que pensaba hacer a unos o al otro…). Él echó una ojeada a su alrededor, clavó al final los ojos en mí y, tras una pausa que se me hizo eterna, habló por fin, dirigiéndose a sus hombres.

-Vayámonos. Dejémosles solos.

-Y arreando leguas –les insté yo-. Un-dos, un-dos, un-dos. Tenéis mucho que arreglar antes de hablar con el rey, que ya debe de estar al llegar. Creo que oigo el piafar de sus caballos y el barullo de las tiendas de sus gentes instalándose ante la muralla.

-Pero… –Guillaume trató de oponerse. Entonces, el falso leproso avanzó hacia su antiguo amigo y le puso una mano en el hombro. Hacía años, desde la traición del bretón en Chipre y el famosos robo de lo que yo llamaba La Reliquia, que mostraba ningún signo de afecto hacia él. Más bien todo lo contrario.

-Tienes que confiar en ella. Y respetar su decisión. Aunque te duela –le dijo, con entonación amistosa, aunque firme.

Guillaume escrutó su rostro y, a regañadientes, asintió. Tras una última mirada hacia mí, se dirigió hacia la salida, lentamente, con pesar. El resto les siguieron, arrastrando a los prisioneros y a los heridos. Isabel no apeaba el odio de su mirada. Los demás me ojearon con esperanza, como si yo fuera un Unidos Podemos que iba a ganar las elecciones del 25D sin hacer posteriormente ningún Tsipras. No lo tenía yo tan claro, pero tenía que intentarlo.

Mi viejo amigo se golpeó el pecho con el puño antes de salir

-Fuerza y honor, Eowyn. Nos vemos allá fuera.

Y desaparecieron.

Yo fijé mis ojos en mi sempiterno enemigo. No tenía ganas de parlamentos épicos ni palabras altisonantes; no podía permitirme equivocar el blanco, como EE.UU, a favor de Isis por enésima vez. Tan sólo de acabar de una vez con aquello. De ser libre, por fin.

-Ponte en guardia –avisé, enarbolando la espada. Él no hizo además de defenderse-. ¿A qué estás esperando?

-Antes tenemos que hablar tú y yo. Quieres matarme, ¿no? Pues al menos me debes un último deseo –su sonrisa sardónica volvió a restallar.

Bufé. Me cansaba ya tanta palabrería barata.

-Me lo debes –repitió-. Aunque sé que no lo deseas. ¿Sabes por qué en realidad tienes tantas ganas de matarme?

-Espero a que me ilustres. Y hazlo rapidito. Estoy empezando a estar hasta los ovarios.

Continuó, sin hacerme caso.

-Justamente por eso. Para evitar que hable. Para evitar oír palabras de mi boca que no deseas escuchar. Palabras que te harían reconsiderar la opinión que tienes de ti misma.

-¿Qué chorradas estás diciendo? –le espeté.

Esbozó una mueca de suficiencia.

-Crees que llevas años huyendo de mí, pero no es verdad. Llevas años huyendo de ti misma. De lo que crees que es tu deber. Sí, tú lo crees aún más que yo. Tus padres te me vendieron, sí, y tú te escapaste, algo que sin duda no dejas de repetirte a ti misma para buscar motivos por los que enorgullecerte. Pero durante toda la vida has actuado como si tu huida no fuera lícita. Ahogando en ti misma el deseo de volver al redil. En el fondo, tú sabes que tu sitio está a mi servicio. A mi servicio, siempre a mi servicio, de una forma u otra. ¿Por qué, si no, aceptaste el trabajo que te ofrecí? ¿Creías ser menos sierva porque te ofrecía una soldada? Siempre supiste que yo no había cambiado, ¡no podías ser tan ingenua para pretender lo contrario! Pero eso te daba una justificación ante ti misma, podías combinar lo que en el fondo, y no tan en el fondo, pensabas que era tu obligación, con el respeto que crees que te debes. Piensas, o quieres pensar, que las mujeres no sois seres inferiores. Que debéis ser consideradas como si fuerais hombres. No con las alharacas de la fin’amors, sino exactamente igual que lo hacemos entre nosotros. Quieres que todas seáis libres. Pero eso no es posible, pues habéis nacido esclavas. No valéis más que para servirnos. ¿Y sabes por qué? No porque Nuestro Señor os extrajera de nuestra costilla, sino porque tenéis demasiado miedo. Miedo a que se os difame, se os zahiera. Miedo a no ser buenas, al infierno, y al infierno en la Tierra. A sentir que no estáis cumpliendo con vuestros deberes. Sois débiles y autocompasivas. Y tú eres el ejemplo viviente. Nunca te has rebelado contra mí, sino contra tus íntimos temores. Ni tú, ni ninguna de las de tu clase, seréis nunca libres.

Sentí como si se derramara sobre mí una inesperada catarata de agua helada. Fue tan súbito que perdí incluso la facultad de respirar por un segundo. Y si me recuperé, fue sólo y únicamente, gracias al instinto de supervivencia.

-¿Te crees un médico del alma humana? –solté una carcajada cruel. No podía dejarme distraer por sus palabras, cualesquieras que éstan fueran, como una catalanita cualquiera ante el nacionalismo fanático de los privatizadores sanitarios y evasores de capital-. Ponte al lío ya, cojones.

Él desenvainó su espada y besó la cruz. Se sentía ya victorioso, creyendo que su discurso me había doblegado.

Y tenía razón.

-Sea, pues.

Nos medimos con los aceros desenvainados. Nos conocíamos ya bastante bien para saber cuáles eran nuestros puntos débiles y fuertes. Él no iba a atacar para que yo me escabullera, le despistara y le hiriera cuando más aturdido estuviera. Yo tampoco atacaría hasta que no viera que él no sería capaz de parar mi estocada y volver mi fuerza contra mí misma. La lucha amenazaba prolongarse hasta el infinito, o al menos hasta que el rey viniera y la detuviera. Ésa era su baza, pero yo no podía permitírmelo. No podía permitir que escapara otra vez. Así, que mal que me pesara, tenía que arriesgarme. Apostarlo todo a una carta. Yo era más ágil y rápida que él, aunque era consciente que ya no tanto desde mis últimos problemas de salud y heridas varias, o tal vez porque los años no pasan en balde. Y él era mucho más fuerte que yo, a pesar de su edad. Teniendo en cuenta esto, y encomendándome a santos, vírgenes y dioses en los que no creía…

… me decidí.

Solté un grito de guerra mientras daba un paso atrás para tomar impulso y alzaba mi espada por encima de mi cabeza, desde una guardia baja. Él se apresuró a defenderse alzando el metal transversalmente ante su rostro, pensando sin duda que me había vuelto loca y pretendía hendirle el cráneo: con ese ataque, no le habría resultado difícil parar mi estocada y, casi sin hacer ni un giro más con su arma, rebanarme el cuello. Pero yo, en lugar de avanzar hacia él, escoré el paso que estaba dando hacia la derecha, cambié en el último momento la trayectoria de mi espada de modo que ésta trazó una diagonal de través hasta casi el suelo, con tanta fuerza que su peso me arrastró hasta quedar entre derribada y arrodillada. Él no esperaba que el ataque se desviara de esta manera, y no pudo virar a tiempo su hierro para pararlo ni retroceder, y tampoco pudo rectificar y dar un tajo hasta llegar a mi aorta con efectividad: antes de que pudiera hacer algo más que rozarme, mi filo le rajó la ingle y el chorro de su sangre arterial me estalló en la cara, por segunda vez aquella noche. Yo vi cómo se derrumbaba casi en cámara lenta, pero era mi incredulidad la que paraba el tiempo, pues todo fue muy rápido para él. Muy rápido. Ruego, sin embargo, que tuviera la oportunidad de sufrir un momento eterno para comprender, antes de morir que yo había aprendido, definitivamente, había perdido. Aunque quizá los dos habíamos perdido. Aunque quizá nadie había ganado.

Pero aquello no había acabado aún.

Me incorporé rápidamente. Demasiado rápidamente, dadas las circunstancias y el corte, aunque superficial, de mi cuello. ¿Fue un presentimiento, o los deseos de huir de aquel espectáculo repugnante? Sea lo que se, aquello me salvó la vida. La saeta que alguien había disparado a mi espalda dirigida hacia mi nuca me rozó la mejilla izquierda, y sólo la mejilla izquierda. Me volví instintivamente, aunque nada podía hacer contra un arma arrojadiza a esa distancia, y vi como Gustaf, con la mirada preñada de una determinación letal, se apresuraba a tensar de nuevo la cuerda de su arco desde la entrada. No tuve tiempo de pensar, no tuve tiempo de ponerme a salvo; antes de ello, vi cómo su cuerpo se estremecía y, acto seguido, se desplomaba en el suelo. Muerto. Pasó un largo minuto antes de entre las neblinas del amanecer surgieran las figuras de Gonzalo y de Guillaume. El primero levantó su arco en señal de triunfo.

-Es la segunda vez que te salvo la vida hoy, Eowyn –dijo, jovial-. Espero que sepas tenérmelo en cuenta.

Una idea pasó por mi cabeza, de pronto.

-Eres certero, Gonzalo. Ahora, la distancia era mucho menor. Pero aún así…

Volvió a encogerse de hombros, como acostumbrado a los halagos a su puntería.

-Mi bisabuelo hizo un favor a unos arqueros galeses ultramontanos en las Navas de Tolosa. Ellos le enseñaron y el conocimiento se ha transmitido en mi familia, al igual que este viejo y útil arco.

-Incluso para un arco de este tipo, es demasiado.

Él pareció desconfiar

-No te entiendo. ¿Qué quieres decir con “demasiado”?

-Demasiado para ser un templario –me apresuré a explicar–. Bien es sabido que lo vuestro no son los proyectiles-. Cambié de tema-. Pero ¿qué hacía éste aquí?

-Se nos escapó –añadió Guillaume, contrariado-. Lo siento, teníamos demasiados frentes abiertos y el rey prácticamente debe de estar entrando por la puerta, si es verdad que, como suele hacer, ha pasado la noche en Miravet. Pero en cuanto nos dimos cuenta, y sabiendo quién era, imaginamos que te buscaría, así que el jefe nos envió aquí a guardarte las espaldas a toda velocidad; al parecer, aunque no les reconoció entonces, los nuestros tuvieron un encuentro de camino hacia aquí con este muerto y con su compañero, cuyo cadáver también hemos encontrado afuera. Les hicieron huir, no sin que consiguieran herir antes a nuestro común amigo, como ya viste antes. Quién iba a imaginarse que volverían. Según parece, trabajaban también para Blanca, pero al mismo tiempo tenían su propia iniciativa; por eso apareció tan de repente, también se le escaparon a ella y temió que me mataran. Lo que no me ha explicado es cómo estaba tan segura de que yo estaba aquí… en fin… Por cierto –señaló el cadáver que se desangraba a mi lado-, veo que por aquí ya todo ha terminado.

Dejé caer la espada al suelo. El ruido metálico sonó como si las puertas del infierno se cerraran tras de mí

-Sí –respondí-. Todo ha terminado.

Ellos me miraron consternados. Sabían que mis palabras alcanzaban un significado más amplio aún de lo que parecían.

"Pero el papel de todos los libros del mundo no podría enjugar el mar de sangre que anidaba en mi alma".

“Pero el papel de todos los libros del mundo no podría enjugar el mar de sangre que anidaba en mi alma”.

(viene de) De pronto, algo cayó del cielo. Literalmente. Mientras yo comenzaba a emprender la retirada, por el rabillo del ojo vi que algo se movía sobre las cabezas de los guardias que retenían a Guillaume y a Isabel. Me volví hacia ellos rápidamente: de los alféizares de las dos ventanas elevadas, dos figuras se habían descolgado a merced de una par de cuerdas y se habían impulsado empleando la pared hasta caer en un batiburrillo de brazos y piernas sobre los antes mencionados. No me costó nada reconocer a Omar y a Ferran, y no sólo porque ya conocía sus dotes de acróbata, sobre todo del primero. Debería haber pensado que no se conformarían con permanecer escondidos en su habitación, esperando que yo volviera a buscarlos: creían que me debían algo por haber salvado sus vidas, y era yo la que les debía lo mucho que habían aportado a la mía. No vacilé: no podía permitírmelo. Le hice un rápido gesto a mi amigo de que se ocupara del señor y de Esquieu (parejita que bien podría haber pertenecido a la CUP si hubiera vivido en la Cataluña del XXI, por sus curiosos cambios de lealtades) , y a Ruy y a Gonzalo de que me siguieran, y solté un grito épico.

-¡Defenderos si podéis, inútiles!

Ruy se echó contra los guardias mientras yo apartaba a Ferran y a Omar de ellos, y Gonzalo, al parecer más lento de reflejos, se dedicó a cortar las ligaduras de Guillaume y de Isabel (por este orden) poniendo su cuerpo como barrera entre ellos y las espadas de los guardias. Por mi parte, al arrastrar a Ferran fuera de la zona peligrosa, mis manos quedaron empapadas de una sustancia espesa que se expandía sobre el pecho del ayudante de Omar en una mancha. Roja.

-¡Ferran, no! –dije. Los sostuve entre mis brazos. Él intentó hablar.

-No podía… dejarlo así. No podía… ser un traidor.

-¡Tú no eres un traidor! Por favor, no te esfuerces -desconocía el alcance de su herida, pero parecía seria. Y, sin embargo, yo no podía perder más tiempo, si quería que allí sólo muriera aquel a quien le tocaba-. Ocúpate de él –dije a Omar, aunque no era necesario y, dirigiéndome a Isabel, le espeté con una dureza que nunca había oído de mis labios-: ¡Y tú, estúpida, ayúdalos! ¡Haz algo útil por una vez! Todo esto es tu responsabilidad, cabrona de mierda, que eres más falsa que santa Teresa de Calcuta.

Desde luego, no pensaba del todo verdad lo que le decía, y tampoco me había liberado tanto del sentimiento de culpabilidad por lo que le había sucedido a Guifré, pero la situación no requería ni la mínima debilidad de mi parte. Mi espada ya estaba fuera de su vaina, y liberé a Ruy de dos de los tres guardias (el cuarto estaba aturdido en el suelo, después del encontronazo con los Flying Mediaeval Brothers) con los que luchaba: sonreí con maldad cuando vi que en la espada de uno de ellos el resplandor rojo de la sangre de Ferran me llamaba a la venganza. Pero no, no podía permitir que la venganza me cegara. Aún no, por lo menos. Jugué al despiste con ellos, engañándoles con florituras, amagando estocadas y esquivando las suyas, hasta que Guillaume, libre de sus ligaduras, se encargó del guardia de mi derecha, dejándome a solas con el que había herido a mi compañero de trabajo. Una mirada rápida a mi alrededor me hizo ver que todo parecía controlado: Ruy, conocido por la rapidez y precisión de sus ataques, estrella de los torneos, dejaba al guardia casi imposibilitado de detener su envites: estocadas al cuello, tajos hacia el pecho o a las extremidades, otro que a punto estuvo de rebanarle una pierna… Lo último que puede ver es que mi antiguo segundo de a bordo, cuando se cansó de jugar, retrocedió para dar a su contrincante la oportunidad de atacarlo, adivinó la dirección de la estocada, la detuvo con su espada propulsándose contra él e hizo girar el arma de su adversario hasta que, con un alarde de fuerza bruta, la hizo caer lejos. Guillaume tampoco parecía tener problemas con su oponente, al que estaba castigando con una lluvia de golpes cortos y rápidos que le dejaban si opción de defenderse, como el neoliberalismo contra los países de América Latina, y Gonzalo, tras haber desatado a su amigo, mantenía a Esquieu cuerpo a tierra, sujetándole con brazos y piernas e ignorando sus intentos de escapar; al parecer, el muy asqueroso había vuelto a practicar su deporte favorito, que era huir de los problemas. El falso leproso, por su parte, sí estaba teniendo problemas para defenderse de mi viejo enemigo, quien por fin se había decidido a luchar (poca otra opción le quedaba), y comprendí que también lo habían herido. ¿Cuántas bajas arrojarían mis deseos de venganza? Yo había querido mantenerles a todos alejados de aquello, era mi guerra, como bien había dicho él, pero no había sabido… Maldita sea, no podía permitirme más autorreproches. De momento debía empezar por concentrarme en mi oponente.

Volví a mirar la sangre que goteaba de su espada. Concentré en él todo mi odio. Todos aquellos años perseguida, mis largas estancias en las prisiones del señor donde él esperaba que se doblegara mi rebeldía y me aviniera a sus razones, tanto tiempo desperdiciado, mis amigos perdidos en Tierra Santa, las manipulaciones de Karl y Gustaf, el sultán de Egipto, el odio de Elvira, la batalla con los Entença y sus múltiples bajas, la traición de Esquieu, la muerte de Guifré, el peligro que estaban corriendo mis amigos… Todas las deudas que la vida tenía conmigo, deudas de un juego en el que yo no había sabido jugar bien mis cartas pero que era el único juego posible para los pobres, la carrera de obstáculos de injusticias, se materializaron en aquel momento y lugar, y de pronto me convertí en la máquina de matar que en el fondo sabía que era. Yo no había aprendido otra cosa. Cuando de niña reclamé atención, solo obtuve desapego, desprecio, la íntima certeza, fomentada por aquellos que deberían haberme dado afecto y cuidados que, al no querer seguir el destino que se suponía que, como mujer, tenía marcado, nada merecía. Tuve que aguantar cómo me vendieron como si fuera un animal mientras que otros padres, en peor situación económica que los míos, luchaban por dar a sus hijas toda la seguridad posible. Desde que, siendo aún adolescente, marché, sólo había visto sangre y había aprendido a hacerla brotar. Eso, y algunos libros, era mi vida. Pero el papel de todos los libros del mundo no podría enjugar el mar de sangre que anidaba en mi alma. Ataqué. Golpeé y ataqué, sin dar tregua, sin honor y sí con todas las malas artes que pude maquinar. Pronto, mi adversario estuvo desarmado y en el suelo, el líquido vital manando de la multitud de heridas que yo le había producido y empapando también mi espada y los harapos que me cubrían, a la espera de que yo hundiera la punta de mi arma en mi cuello. Todo era bruma a mi alrededor. Nunca antes había matado a un enemigo desarmado. Nunca. Aquello iba a suponer un antes y después en mi vida. De allí, lo sabía, jamás podría volver. Pero no me importaba.

-Eowyn…

Una espada detuvo la mía. Era la de Guillaume.

-No lo hagas. No es necesario.

La niebla se disipaba a mi alrededor. Isabel y Omar atendían a Ferran con remedios improvisados. El trovador me dirigió una mirada esperanzada.

-Se pondrá bien. Te lo aseguro.

Miré a mi alrededor, de nuevo. Gonzalo acababa de sujetar con férreas ligaduras a Esquieu. Oí, de nuevo, la voz de Guillaume.

-No sólo vinimos aquí por ti, aunque siempre fue la razón principal. Nosotros también llegamos a la conclusión de que sólo Esquieu podía haber informado a Blanca de nuestro paradero, y que sólo alguien estaba más interesado que ella en saber cómo controlarnos, o sea que el traidor debía de estar al servicio de uno de los dos, y yo sabía que no podía estar al de Blanca. Esto te lo explico sobre todo para que dejes de responsabilizarte de nuestra presencia aquí. Te conozco.

Escuché sus palabras como si las pronunciara desde detrás de una espesa barrera. Los otros guardias y el señor se hallaban fuera de combate en un rincón. El falso leproso, que los vigilaba, me envió una elocuente mirada. Su tez estaba grisácea y se agarraba el costado izquierdo; por otra parte, parecía feliz.

-¿Estás bien? –pregunté, sin ser consciente de que las palabras salían de mis labios.

-Perfectamente –aseveró-. No es más que un rasguño combinado con los achaques propios de mi según tú avanzada edad. Por cierto, según un compañero tuyo con ínfulas de aprendiz de físico que me encontré por el camino ya debería estar muerto. Vigila con quien te juntas, muchacha.

-Creo que sé a quién te refieres –había muchos así en la Cataluña del XXI: se creen profesionales sanitarios y sólo saben planificar mal, recortar, privatizar, asesinar… Sonreí con tristeza. Experimentaba una extraña sensación, como de final de etapa.

-Eowyn, todo ha terminado ya –volvió a hablar-. Deja caer la espada. Las misiones se han cumplido. Todos estamos bien. Esta locura ha de acabar de una vez.

Miré mi arma, que tanto tiempo llevaba a mi lado. Comenzaba a pedir a gritos la jubilación, pero hasta que tuviera la oportunidad de encontrar un botín aceptable o un buen curro, no podría permitirme sustituirla. Por otra parte, quizá ya era el momento de renunciar a aquello que ella me proporcionaba; antes de que me convirtiera en una especie de Gollum ahogado por la sangre que había derramado. Mi mano cayó, casi inerte, a un lado de mi cuerpo. Quizá era el momento de descansar, por fin.

O tal vez no.

Di un paso atrás, alejándome del guardia caído, y volví a levantar mi espada, señalándoles a todos con ella.

-Marchaos –ordené-. Marchaos y lleváoslos a todos. Dejadme sola. Con él -indiqué a mi viejo enemigo, que a pesar de estar vencido sonreía ufano, seguro de que sus contactos y sus manipulaciones le mantendrían impune para siempre, como Franco, como Mas. Quizá esta vez se equivocaría. Quizá no-. Tú lo dijiste –señalé al falso leproso-. Es mi guerra.  Y debéis dejarme que la acabe. (sigue)

"Los portones de entrada se abrieron casi como por arte de magia al acercarnos nosotros, y el salón principal apareció iluminado y listo para los hechos que iban a sucederse".

“Los portones de entrada se abrieron casi como por arte de magia al acercarnos nosotros, y el salón principal apareció iluminado y listo para los hechos que iban a sucederse”.

(viene de) Mi viejo compañero ya corría como un alma en pena huyendo del infierno por el patio de armas, en dirección al cuerpo principal del castillo.

-Pero ¿sabes a dónde vas? A tu edad no te conviene tanta prisa –dije, intentando seguir sus largas zancadas -. El rey va a llegar en cualquier momento, y tendremos que maquillar un poco este desastre, yantes yo tengo cosas que hacer. No me hagas seguirte si no estás seguro de conducirme adonde está él.

-No estoy seguro –confesó, sin dejar correr. Aún estaba en forma, el condenado, y eso que ya había cumplido sus añitos.

–¿Y entonces? –me paré en seco, echando chispas por los ojos. En ese momento, si no hubiera tenido muchas cosas y mucho más urgentes que hacer, palabra que le hubiera matado. Aquel hombre tenía la virtud de sacarme de quicio: no soporto a la gente tranquila. Me ponen muy nerviosa.

Se detuvo a su vez, con toda la cachaza del mundo, y sonrió.

-… pero estoy casi seguro. Durante estos meses me han hablado mucho de él y creo que sé cómo funciona su mente. Confía en mí.

Los portones de entrada se abrieron casi como por arte de magia al acercarnos nosotros, y el salón principal apareció iluminado y listo para los hechos que iban a sucederse. Sin duda, nos esperaban. Me esperaban. Las mesas con los restos de la cena no habían sido retiradas por unos sirvientes que sin duda habían caído desmayados gracias a mi droga antes de que tuvieran tiempo de cumplir con las labores que les tenían encomendadas, pero alguien las había apartado hacia las paredes. El olor a junco mustio y a comida en descomposición casi me hizo vomitar; éste se mezclaba con la ceniza, el sudor y, tal vez, el miedo. Mi odiado enemigo, tan criminal y psicópata como una gran corporación, parecía esperarme en el vestíbulo de una recepción social, si no hubiera sido por la expresión cruel y sarcástica de su rostro deformada por el odio, al parecer había logrado escapar de la refriega con cuatro guardias y, junta a él, Esquieu se frotaba las manos mirándome irrumpir en la escena con el falso leproso. Éste dio un respingo al verle y fue de inmediato a tirarse a su cuello, cuando y le retuve agarrándole del brazo.

-Habrá tiempo –dije. Los guardias se separaron, y vi que estaban cubriendo, a la vez que amenazando con sus hierros, a dos figuras que llevaba las manos anudadas a la espalda: Isabel, a pesar de su situación y aunque todavía no se había recuperado de los efectos de las drogas, me miró con verdadero odio, y Guillaume, con impotencia. Me maldije a mí misma mil veces: tenía que haber supuesto que Esquieu habría hablado. Mi enemigo debía de saber hacía tiempo que Isabel era una espía de Blanca, y sólo esperaba el mejor y más útil momento para hacerla pagar por ello. Y el momento había llegado. Di dos pasos hacia él, y ahora fue mi amigo quien tuvo que sujetarme.

-Maldito sea mil veces –le escupí-. ¿Eres tan cobarde que sólo crees que podrás vencerme haciendo daño a mis amigos? Suéltalos. Demuestra antes de morir que aún eres aquel caballero del que el pueblo contaba historias hace veinte años. Sabes perfectamente que esto es entre tú y yo.

Se limitó a esbozar una mueca llena de desprecio. Entonces, su mirada cayó sobre mi acompañante, y el más auténtico estupor estuvo a punto de reemplazarla, momentáneamente. Se rehízo a tiempo, sin embargo, y entonces fue Esquieu, que nos miraba con la satisfacción del que es absuelto por la historia, el que habló.

-Señor –nos señaló a mí y mi compañero-, esta es la constatación de lo que os decía. Podéis prendedlos ahora mismo y llevadlos hasta el rey de Francia. Por lo que sé de él, os recompensaría con verdadera largueza si le traéis pruebas de que la Orden del Temple es un nido de fornicadores y sodomitas. ¡Confesarán, no podrán resistir la tortura, aparte de que la vergüenza por su pecado debe de estar carcomiéndoles el alma!

-Y una higa es la vergüenza que siento yo por mis pecados –le hice un gesto obsceno con los dedos-. La única vergüenza que tengo es la de no haberte matado a tiempo, babosa traidora. Pero aún no es tarde –desenvainé mi espada y le apoyé la punta en la garganta. Mi amigo sacó la suya y también les hizo frente. Esquieu y su amo según sonriendo, mientras los guardias se acercaban, aunque sin atacar.

-Sois unos ilusos si pensáis que podéis ganar –se carcajeó el renegado–. Siempre habéis sido unos ilusos, vuestro Grupo de los Ocho, con vuestras ínfulas de arreglar el mundo. Pensáis que sabéis quién soy y para quién trabajo, pero no tenéis ni idea. Y vuestro querido soberano no se queda atrás, tampoco. ¡Y pensar que aún cree en la inocencia de los templarios, aunque le encantaría no hacerlo!

Un pequeño cortocircuito se encendió en mi cabeza. Eso quería decir que le había ido con su historia a Jaume, y que Jaume le había ignorado. Pero, entonces, Esquieu no podía ser un espía de Felipe de Francia, pues éste no habría enviado a tal personaje como emisario para conseguir ayuda de su colega real aragonés, en todo caso sólo lo habría mandado como acompañante de alguien de más enjundia. ¿Sería posible que Esquieu estuviera actuando en solitario? ¿Que ni siquiera hubiera colaborado con Blanca, o en todo caso sólo la hubiera utilizado para llegar hasta el rey?

-Venga, zorra, mátame –continuó él, algo desconcertado por mi repentino silencio-. Desde Gardeny que te tengo ganas.

-Pues lamento que no consiguieras tu propósito. Ni tú ni tu cómplice del arco –tuve tiempo de ver su mirada de desconcierto antes de dejar de amenazarle y volverme hacia su señor-. Ahora lo entiendo todo –le dije-. Ni Blanca ni el rey creyeron en las falsedades de este personaje, pero tú te lo tragaste, ¿verdad?, y viste tu oportunidad -como cualquier manipulada y/o cobarde alma, se creyó las tesis del poder, y ahora ama a los opresores homicidas y odia a los oprimidos-. Por eso rompiste tu alianza con ella, aunque el hecho de tu supuesto asesinato de Guillaume tampoco debió ayudar mucho a vuestra concordia, y cuando Isabel llegó, el renegado te informó de su identidad y entonces ataste cabos –me volví hacia ella-. Debiste haber huido cuando te encontraste con él. ¿No se te ocurrió que te reconocería y ataría cabos?

Isabel me escupió.

-Se aseguró de que nunca coincidiéramos, ¡maldita sea! Todo esto es culpa tuya.

Esquieu se carcajeada sardónicamente.

-¿Falsedades? Yo vi todo el espectáculo de lo que pasó en Corbera, desde una grieta en la pared de la habitación –maldición: esperaba que se estuviera marcando un farol. La idea de que me hubiera visto en aquel momento tan… bueno… tan… me resultaba repugnante. Pero no quería dejar que aquello me descentrara.

-Sí. Lástima que hayas nacido siete siglos antes de tiempo. Es sólo tu palabra, imbécil, no tienes pruebas –seguí hablando con mi viejo enemigo, con una mueca de asco pintada en la cara-. Mentiste en Perugia. Mentiste cuando te uniste al Grupo de los Ocho. No quieres una cruzada ni dejas de quererla, y no creo que odies al Temple por ideología. Sólo odias la vinculación que ellos tienen conmigo.

-No te creas tan importante, muchacha. Hay mucho dinero en juego. Y yo tengo demasiadas posesiones que mantener, unos siervos muy vagos, unas tierras pobres y secas y un rey que prefiere que los nobles nos concentremos en servirle en sus interminables guerras contra el moro que hacer algo por nuestra hacienda. El rey Jaume no está interesado en hacer nada contra el Temple, de momento; les halagará mientras puedan servirle, sólo desea tenerlos controlados y sustituirlos por una orden más afín, mucho más catalano-aragonesa, cuando se dé la oportunidad. Pero allende las fronteras, es otra cosa. Se dice que el soberano francés necesita mucha financiación para acometer los cambios que ha ideado para su reino, y no tiene inconveniente en adelantar oro si sabe que lo obtendrá después centuplicado. ¿Y qué orden militar lo ostenta en abundancia en estos momentos?

Sí. Había sido una ingenua. Debí haberlo supuesto. No estaba loco ni enfermo de rabia. O, al menos, no estaba tan loco ni tan enfermo de rabia. Siempre había sido famoso por aprovechar las oportunidades y matar en todas las ocasiones dos pájaros de un tiro. Se vendía al mejor postor, como un deportista sin dignidad ni patria que no sabe que el país que ahora acoge sus medallas le tirará a la cuneta, como a un refugiado sirio, cuando deje de ganarlas.

Pero eso iba a acabarse. O me acabaría yo.

-Suéltalos –le insistí-. Esto es entre tú y yo. Mi amigo marchará también, así como la sabandija renegada ésa y tus guardias. Haz lo que debes, aunque sólo sea una vez en tu vida.

Sentí a mí lado cómo los músculos del falso leproso entraban en tensión, y tuve un atisbo de lo que estaba pasando por su mente. Mi enemigo dio un paso hacia mí con la mano tendida, y por un momento pensé que iba a aceptar mi propuesta. Suspiró, esbozó una media sonrisa que parecía bastante sincera, y dijo:

-Eowyn, es cierto que tú y yo tenemos que vernos las caras…

Eché mano al pomo de mi espada.

-… y tendremos nuestro momento, te lo aseguro, pero no ahora. Marcharás. Saldrás de aquí con todos los tuyos. Te juro por mi honor que liberaré a tu amigo el resucitado y que entregaré a Isabel a Blanca en cuando te hayas ido. Si sólo te atreves a levantar tu espada una pulgada contra mí, mis guardias los atravesarán. Y supongo que no querrás perder a ese apuesto templario, al menos al decir de las damas, pues yo no le veo tal, por segunda vez. Ni a esa antigua amiga a la que ya has hecho bastante daño. Ah, y lo harás de inmediato. Tengo que solucionar muchas cosas antes de la llegada del rey. Naturalmente, eso también os incumbe a vosotros –Gonzalo y Ruy acababan de entrar por la puerta, y se quedaron paralizados al captar las implicaciones de la escena que se estaba desarrollando ante sus ojos-. Quiero que liberéis a mis hombres y que ellos se hagan cargo de los de Blanca. Esquieu irá con vosotros para cerciorarse de que todo es correcto. Luego, marcharéis. Sólo cuando os vea salir a todos del castillo liberaré al bretón. Oh, sé exactamente cuántos sois. No me preguntéis cómo.

De inmediato, Gonzalo retiró la mano del arriaz.

-No tenemos otra opción. Vamos. Eowyn, Ruy, mi señor…

O una risotada de mi compañero.

-Gonzalo, recuerda que aún soy yo el que da las órdenes aquí –su tono era más irónico que autoritario. Nos envolvió a todos con una mirada circular, y después se dirigió a mí-. Eowyn, la decisión es tuya. Confío en el de Nantes, ya está claro que es casi inmortal. En cuanto a Isabel, creo que si le debías algo se lo ha cobrado bien. Pero esta es tu guerra, muchacha. No intervendré.

Le miré, no sin asombro. No podía esperar menos de él, y comprendí lo que le estaba costando tomar aquella decisión. Era demasiado honorable para no dejarme libre, aunque eso le doliera. Por eso no había impedido que yo fuera a buscar mi destino aquella vez, cuando salí en pos de Omar. Nunca debí haber creído que él me había fallado.

-No va a matar a Isabel –era ahora Guillaume quien hablaba, con tal seguridad que ni siquiera sus captores le respondieron con algo más que acercando sus espadas-. No sabe el afecto que le puede profesar Blanca, no se arriesgará a enojarla y que ella le malmeta con el rey. En cuanto a mí, ya me han matado una vez. Eowyn, eres libre para decidir.

Como si fuera tan fácil, como si él no tuviera manera de disimular la muerte de Isabel y achacársela a quien más le conviniera; la mirada irónica que me dirigió tras las palabras del de Nantes demostró a las claras que sabía que yo lo sabía. Las espadas de los guardias amenazaban el cuello de Guillaume e Isabel. Ésta, tan ahogada por el odio, no parecía echar cuenta de que estaba a punto de morir, y él me sonreía sin el más mínimo atisbo de temor, con seguridad de que saldría de ésta como había salido antes de tantas, mientras el señor sonreía con suficiencia, sabiéndose ya vencedor.

Porque él me conocía.

Los apreciaba demasiado. Sí, incluso a la traidora Isabel. Nunca podría decírselo, pero nada podía ser más cierto. Tal vez mi forma de amar es extraña. Invisible, inútil y de lo más problemática, pero existe. No sirve de nada, pero ahí está.

-Vámonos –dije al fin. Me dirigí a mi enemigo-. Ay de ti y de tu descendencia si no cumples tu promesa. Lo que has visto hasta ahora no será nada en comparación con lo que verás.

Se carcajeó.

-Paparruchas. Pero sigo siendo un caballero. Venga, marchaos.

Di la vuelta. Fue el movimiento más largo y dificultoso de mi vida. Allí dejaba mis posibilidades de redención, mi esperanza de libertad. Sabía que no existiría otra oportunidad. Que él jamás se pondría de nuevo a tiro.

Tal vez debería renunciar a todo. Volver a mi pueblo. Ser lo que mi familia esperó que fuera. Jurarle lealtad como su sierva. Ser una mujer común y corriente, expuesta a que neoliberales machistss de uno y otro lado del Mediterráneo me vistieran con bikini o con burkini, según me quisieran su puta o su sumisa. No, no podía aguantar más aquella eterna persecución.

-Vámonos –repetí. Mi viejo amigo me miró con tristeza, consciente del paso que yo estaba dando. Ruy me miró consternado. Gonzalo, que hubiera dado la vida si era preciso por su amigo Guillaume, por su parte, nos hizo gestos de que nos apresuráramos. Aquello era el final. (sigue)

Guardar

Guardar

“A mis espaldas, unos cuantos gritos consiguieron apagar el fragor de la batalla, dejando en su lugar un caos parecido al esperpento de las elecciones españolas 2015-16”.

“A mis espaldas, unos cuantos gritos consiguieron apagar el fragor de la batalla, dejando en su lugar un caos parecido al esperpento de las elecciones españolas 2015-16”.

(viene de) Abrí los ojos desmesuradamente y ladeé la cabeza con sonrisa burlona, echando un mirada circular por toda la extensión de la terraza.

-¡Blanca! –exclamé, con exagerado tono sorprendido-. ¡Y yo que pensé, ingenua de mí, que te habías unido a la batalla que tú misma te esforzaste en provocar! Qué bien estamos aquí arriba, ¿verdad? Cada vez es más fácil la vida de los privilegiados. A cubierto de todo, rodeadita de tu guardia personal mientras esos infelices se matan por tu culpa y por la del otro elemento –no lo había hecho conscientemente (soy medieval hasta la médula, a pesar de mis incursiones contemporáneas), pero me percaté que le había apeado, por enésima vez, el tratamiento de nobleza a la interfecta. Y es que el respeto hay que ganárselo, y aquella mujer se desvalorizaba a mis ojos con cada nueva acción que cometía-. Y tú debes ser Juana –hice un signo hacia la mujer menuda y atractiva, vestida como una doncella y con una expresión de calculadora dureza pintada en su rostro, por otra parte de facciones armoniosas-. Tuve el dudoso honor de conocer a tu antecesora, Elvira. Seguro que aún se acuerda de que fui una de las artífices de que la enviaran al convento. Será mejor que intentes parecerte a ella lo menos posible, si quieres que no haga lo mismo contigo.

Los guardias que protegían a las dos mujeres comenzaron a avanzar hacia mí, que mantenía la guardia frente a ellos sin miedo, porque no me pareció que ninguno de ellos quisiera eliminarme sin una orden directa de su jefa. Blanca me miró de arriba abajo, asqueada y fascinada al mismo tiempo: yo, recubierta de sangre, sudor, tierra, polvo y ceniza, con los cabellos revueltos y la ropa desgarrada, ofrecía la imagen menos femenina, gentil y cortés (al menos, según los cánones de Blanca) posible; igual que si llevara bikini en Oriente y burkini en Occidente. La actual amante del rey, finalmente, esbozó la consabida mueca de desprecio que ya llevaba mi nombre.

-Me abstendré de castigarte como merece tu falta de respeto porque no pareces estar en tu sano juicio. ¿Te has percatado del aspecto que tienes? Por cierto, si me acusas de cobarde por haber subido hasta aquí, ¿qué haces tú entonces en el mismo sitio?

-Porque yo he venido a otear el horizonte –respondí. Le di la espalda, aparentando un valor que estaba muy lejos de poseer en ese momento, y me esforcé en escudriñar el campo de batalla, a la luz de la pira y de las antorchas, buscando mi objetivo, y de paso, a Guillaume, o bien a su cadáver retrasado; en ninguno de los dos casos con éxito.

-Has venido a buscarle –la crudeza oscura de su voz me sorprendió y me volví hacia ella. Comprendí que su obsesión (porque sin duda era obsesión, nadie me podría convencer de que allí subyacían sentimientos auténticos, en el caso que no sea siempre una creación intelectual humana eso que he dado en llamar “sentimientos auténticos”) era aún mayor y más enfermiza de lo que yo había imaginado y, contra todo pronóstico, la compadecí. Me envidiaba, por extraño que pueda parecer, no podía entender lo superior que era a mí en todos los aspectos, ni lo fácil y hermosa que era su vida comparada con la mía. Pobre. Pobre Blanca, tan absurda y fallida como el Estado español. Pobre y desgraciada Eowyn. Quise buscar las palabras para decirle lo equivocada que estaba en sus celos hacia mí, sencillamente porque eso era la verdad, pero de pronto comprendí que nunca lo lograría. Así que dejé de esforzarme.

-No le buscaba a él, sino al otro. A tu amiguito, aquel a quien cuyo ya bastante perturbado cerebro perturbaste más para que te ayudara en tu objetivo de vengarte de Guillaume y, de paso, dar un golpe más al poder del Temple. Pero veo que ahora ya no le quieres tanto. ¿Es sólo porque te arrepentiste de enviarlo a matar a tu templario favorito, o es que ya no te es útil para tus propósitos? Y ya que hablamos ellos, si puedes decirme el paradero de ambos, que seguro que no se te ha escapado nada desde esta atalaya, te estaría muy agradecida –le hice un remedo sarcástico de reverencia.

La indignación con la que escuchó mis palabras amenazaba con ponerla en órbita. Incluso creí ver el vapor que le salía de los agujeros de la nariz, dilatados como dos chimeneas.

-¿Cómo te atreves a insultarme delante de mis hombres? ¿Qué tengo que ver yo con ese templario? ¿Qué interés puedo tener en que viva o muera, ni él ni los otros? ¡Te haré pagar tus palabras, bastarda!

Oí el chasquear de la espada en el aire, en dirección a mi cuello, cuando ya era tarde para haber podido efectuar algún movimiento: uno de los guardias, aprovechando que yo estaba inmersa en el calor de la conversación y devanándome los sesos para encontrar alguna manera de hacer confesar a Blanca lo que sabía (sin dejar de insultarla), se había escabullido entre las sombras hasta ponerse detrás de mí y ahora, cansado de mis faltas de respeto a su señora, pretendía desembarazarme de mi cocorota de un tajo sin que ella argumentara nada en contra. Pero algo pasó: un silbido cortó en seco el restallar de su arma, y lógicamente también su trayectoria. Con una flecha en el hombro, oí el sonido del cuerpo de aquel hombre desplomándose en el suelo con su pesada armadura casi antes de que pudiera girarme hacia él con la espada en la mano.

Me volví inmediatamente hacia el lugar de donde procedía la saeta, al igual que Blanca, Juana y el resto de la guardia. Allí, a bastantes varas de nosotros, a luz de las antorchas y al de la hoguera que aún no se había consumido y que convertía la noche en día, pude ver a dos figuras que se alzaban en el punto más alejado de la muralla este, adonde sin duda habían llegado merced a unas escalas; uno de ellos enarbolaba un arco. Ambos corrieron hacia nosotros, el segundo muy alto y corpulento y el primero, el arquero, más pequeño, ágil y ligero. Me pareció cómo el rostro de Blanca iba poniéndose del color de su nombre al reconocer a los recién llegados; yo no estaba mucho más entera. Por fin, Gonzalo llegó a una breve distancia de nosotros y me saludó agitando el arco, desmesuradamente largo, mientras Blanca buscaba apoyo en sus guardias más cercanos al tiempo que miraba ojiplática al acompañante del sevillano. En cuanto al inseparable compañero de Guillaume, he de decir que nunca me he alegrado más de ver a una persona; hasta le encontré más guapo y todo, a pesar de que nunca fue mi tipo: su barba era más espesa y noté que había envejecido ligeramente desde la última que le vi, aunque le favorecía. A mis espaldas, unos cuantos gritos consiguieron apagar el fragor de la batalla, dejando en su lugar un caos parecido al esperpento de las elecciones españolas 2015-16.

-¿Qué hay? –me saludó tranquilamente Gonzalo, como si acabara de despedirse de mí la noche anterior-. Parece ser que hemos llegado a tiempo –a su lado, el otro hombre miraba con ironía a Blanca y a su cohorte.

Intenté rehacerme.

-Me has salvado la vida –dije-. ¿Cómo demonios lo has hecho? ¡Si apenas tenías ángulo para disparar!

-He de reconocer que apuntaba al corazón, con lo que el tiro ha sido un desastre, aunque al menos ha cumplido su objetivo –se encogió de hombros. Yo seguía mirándolo, sin entender: ¿desde cuándo Gonzalo era tan diestro como arquero? Viéndome momentáneamente desactivada por el asombro, uno de los soldados de Blanca se atrevió a hacer un movimiento.

-Quieto ahí –dijo el falso leproso, dirigiéndose a los guardias de Blanca-. Vuestra señora me conoce de la Corte, y no creo que desee que acabe así nuestra relación –y, dirigiéndose a ella-. A sus pies, señora Blanca. ¿El rey Jaume se encuentra bien de salud, espero?

A la pálida luz del amanecer, aún incipiente, el color de  la tez de Blanca había pasado de ser afín con el nombre de su dueña a asemejarse peligrosamente al ceniciento de mis ropajes

-Vos –pronunció ella, al fin, con un hilo de voz-. Habéis venido. No lo entiendo. ¿Qué estáis haciendo aquí?

Él se plantó frente a ella, escoltado por Gonzalo.

-Señora, vos sabéis con exactitud que Eowyn y yo somos viejos amigos. De Tierra Santa. Aún recuerdo cómo tratasteis de utilizar esta circunstancia contra las pretensiones del Temple en la época de la batalla contra los Entença –el tono falsamente cordial a duras penas disimulaba el desagrado que le inspiraba la amante del rey-. Aunque supongo que nunca imaginasteis hasta qué punto… Por cierto –dijo, volviéndose hacia a mí-, me alegro de verte entera, muchacha. Han sido unos meses muy duros sin saber nada de ti, y nos temimos lo peor cuando vimos el resplandor de esa hoguera. Aunque supongo que sabes que tienes un aspecto horrible.

-Lo mismo digo –le secundó Gonzalo, y rectificó enseguida-. Lo de que me alegro de verte, no lo de tu aspecto. Claro que, la verdad…

-No tiene sentido que me salvéis la vida si luego vais a empujarme al suicidio arruinándome la autoestima –les interrumpí-. Venga, vámonos de aquí, si os habéis tomado tantas molestias para venir al menos haced algo útil –eché un vistazo al patio de armas-. Aunque veo que ahí abajo lo tenéis todo controlado.

En efecto: los gemelos ingleses, ya distinguibles después del episodio de la ciudad italiana, junto con Manfredo, Yannick, Ruy, Cristina, Luis, El Genovés y Hernán, se habían esforzado en poner orden en el campo de batalla (todo hay que decirlo, ya no quedaban muchos en condiciones de oponerse, a esas alturas de la liza), en mitad de una destrucción tan grande como la del litoral español tras la fiebre del ladrillo, y mantenían a los guerreros separados y alineados, mientras iban sujetándolos con ligaduras uno a uno y todos a un cuerda de presos. Mi viejo amigo se asomó a la barrera, a mi lado, y alzó una antorcha soltando un grito de triunfo, que fue contestado por los de abajo.

-¡Eowyn! ¡Es Eowyn! –exclamó Luis al verme. Parecía realmente contento de encontrarme.

El resto le oyó y correspondió a su alegría.

-Sabía que no podrían contigo, amiga –dijo Cristina.

-Bienvenida de nuevo, capitana –Ruy me hizo una cortés reverencia.

Son esos momentos de la vida en que recuerdo que tal vez siga siendo, después de todo, humana. Que siento que otros lo piensan, y me tratan en consecuencia. Que no me ven como lo que soy, una máquina de pegar mandobles sin sentimientos, o al menos sin sentimientos que sepa cómo demostrar. Me permití disfrutar de ese momento unos pocos instantes. Porque yo sabía que era mentira. Que aquellos hombres y aquella mujer no habían emprendido aquella pequeña cruzada por mi carisma personal, sino por el suyo, el de mi viejo amigo, con el que había cogido la costumbre, desde la primera vez que nos encontramos en la misma cuadrilla de mercenarios, de jamás abandonarnos uno a otro, fueran como fueran las circunstancias, resistiendo frente a todo y a todos como un preso político español. Él era, el diablo sabría por qué, la única persona que me apreciaba en este mundo. Y yo ni siquiera sabía pagárselo con nada más que un par de oportunas estocadas de vez en cuando… Les saludé a mi vez, bendiciendo la aún oscuridad que no permitió que notaran cómo mis ojos brillaban. Mientras tanto, Blanca y Juana bajaban por la escalera hacia sus habitaciones, con toda su guardia y acompañadas por Gonzalo. La amante del rey no dejaba de mirarme, a riesgo de tropezar e ir dar por tierra con toda su nobiliaria dignidad: me miraba y le miraba, como haciéndose cruces de lo que imaginaba de nosotros, escandalizada y aliviada a la vez, pero aún recelosa e igual de fascinada y asqueada que antes con respecto a mí.

-Es una mujer a la que conviene no tener de enemiga –me dijo él-. Aparte de sus maquinaciones con los Entença, la recuerdo de las negociaciones con el rey por el tema de este castillo. Su presencia y sus envenenados consejos no ayudaron a que fueran fáciles, precisamente. Al menos, creo que ahora no sufrirá con la idea de que tú eres su rival por el amor de Guillaume. Lo que nos concede una cierta tregua.

-Ni lo sueñes. Es inteligente y odia a los tuyos –rebatí yo-. Y a mí. Vosotros sois un obstáculo para sus ambiciones políticas y sus ansias de poder, mientras que yo represento algo que no comprende, algo que es completamente opuesta a ella misma, y por eso me teme, y me aborrece igualmente. No cantes victoria demasiado pronto, amigo: algo me dice que no es la última vez que Blanca volverá a darnos problemas. Y ahora vámonos: esto aún no ha terminado (sigue).

Guardar

#afinidadviajera

La única web para viajeros adictos.

franciscojaviertostado.com

Historia, medicina y otras artes...

Fábulas estelares

De lecturas, lenguajes y naves espaciales

#NoDAPL Solidarity

Support the Indigenous led movement to stop the Dakota Access Pipeline

Sociología crítica

Articulos y textos para debate y análisis de la realidad social

Tras La Última Frontera

Un blog sobre literatura fantástica, ciencia ficción, mitología y juegos de rol.

Romana Insolentia

El blog donde conocer al pueblo godo y la Antigüedad Tardía desde sus orígenes hasta su final. Guerra, intriga y arqueología en Hispania tras la caída de Roma de manos de un historiador y arqueólogo amante de la Antigüedad Tardía y de los visigodos en particular.

Juegos y Dados

Juegos de tablero, cartas, rol y miniaturas

geoengineeringcrimes

Crimes Against Mother Earth

arieelvikingo

4 out of 5 dentists recommend this WordPress.com site

Adherentes Bcn

Quisieron enterrarnos, pero no sabían que somos semilla

Comitè Antiimperialista

Contra les agressions imperialistes i amb la lluita dels pobles per la seva sobirania

Soy Pública

Defendiendo la Educación Pública

The Moving Times

Diario de los movimientos sociales y las reivindicaciones políticas

Asociación hipotecados activos

Todo lo que debes saber de tu hipoteca, los bancos, el dinero y no te explican

ARQUITECTURA-G

ARQUITECTURA-G Estudio Arquitectura Barcelona

La ratera

El Bloc d'en Toni Barbarà

Plataforma Catalana Marxa a Brussel·les 2015

No a l'Europa del capital, per una Unió dels pobles democràtica, social, ambiental , solidària, igualitària: EUROMARXES 2015

Atila Weblog

Just another WordPress.com weblog

Salud y Bienestar

En éste blog encontrareis información referida a salud y bienestar en general.

Ciencia Histórica

Un blog de Jesús G. Barcala

Información por la Verdad

Buscadores de la Verdad en Vallecas informando desde el cariño.

PTYAL

Pedagogía Terapéutica y Audición y Lenguaje

Tomos y Grapas

Tu programa de Cómics

Ferro Veritas

Esgrima Antigua y Recreación

ALC Stronghold

¡Hazlo épico!

Por Otro Mundo

Somos Más

Ciencia Histórica

Un blog de Jesús G. Barcala

Los Templarios y su época (1095-1314)

“Non nobis Domine non nobis sed Nomini Tuo da gloriam”

#elmonlocaldiuprou

Web per denunciar la reforma local de l'Estat

el Club dels Llops

quatre nens es perden pel bosc, on viuran l'aventura de la seva vida!

Un escriptor als núvols

La botiga de les fantasies versemblants

verba volant, scripta manent

De la edición en papel a la edición integral

Espiral associacio de creadors/es

Associació de creadors i creadores

Donbass Resisteix

Bloc de l'Assemblea de Suport a les Repúbliques Populars de Donetsk i Lugansk

Tinta Roja

Fira de l'edició independent i del llibre polític

A la puerta del sueño

O cómo ser periodista en el siglo XXI y no morir en el intento

A %d blogueros les gusta esto: