Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 29 octubre 2010

Marcelino Camacho

Marcelino Camacho

Nunca pudieron vencerlo. Se mantuvo firme, fiel a la causa de los trabajadores y las trabajadoras, de la libertad, la justicia, la igualdad, frente a todas las amenazas y las manipulaciones del sistema. Ya van quedando menos como él y, aunque nadie podrá matar su lucha y su ejemplo, la gran pregunta es que si nosotr@s, l@s que llegamos después, estaremos a su altura. Tendremos que estarlo, se lo debemos a él y a a tod@s l@s demás. Hasta siempre, camarada Marcelino.

Comunicado del PCE ante el fallecimiento de nuestro camarada Marcelino Camacho

“Ni nos doblaron, ni nos doblegaron, ni nos van a domesticar”.

http://www.wikio.es

Read Full Post »

En aquella Noche de San Juan, la aldea donde había nacido me apareció imbuida de una pátina fantasmal y terrorífica que consiguió arrancarme más de un escalofrío.
-Joder, no sabía que celebraban Halloween en la Edad Media. Y desde luego, no tres meses antes de lo que toca. ¡Realmente, vuestro decorador municipal es un artista! Este aspecto lóbrego, viscoso y chorreante está muy conseguido.
Mis acompañantes, con torvas miradas, negaron silenciosamente con la cabeza.
-No lo hemos hecho nosotros. Apareció así, sin más.
-¿Mande? -me extrañé yo.
-Debido a las artes mágicas del señor del lugar -explicaron-. Hace tiempo que desea vengarse de nosotros. Por eso te hemos traído aquí; pensamos que sólo tú podrás luchar contra ellas.
Me encogí de hombros con expresión dubitativa. En mis numerosos (y poco deseados, y bastante incómodos) viajes en el tiempo, he aprendido que los encantamientos están mucho más lejos de nuestro mundo de lo que solemos desear, aunque sus efectos no sean los más adecuados para nosotros. Pero el color de la magia da siempre un toque de animación a la grisor de nuestras vidas corrientes, esas para las que, ironías del destino, parece que no hemos sido preparados. Es curioso: a veces pienso que todos estamos desterrados en un mundo que no nos pertenece. Por eso buscamos más. Por eso perseguimos cosas como la dominación del mundo y la riqueza suprema. No digo que lo justifique.
-Tal vez sobrestiméis mis capacidades -advertí, cautelosamente, sin querer entrar en el controvertido tema de la hechicería.
-Te admiramos -contestaron mis anfitriones-. Conocemos tus hazañas. Creemos firmemente que sólo tú podrás averiguar lo que sucede.
No traté de rebatir estos elogios inmerecidos. Sé la relatividad de todo lo visible e invisible, los múltiples puntos de vista, prismas, estados de ánimo, deseos y necesidades desde los que se puede observar un hecho. Si a ellos les parecía que había hecho algo útil con mi vida, pues mejor que mejor: tal vez incluso eso sea cierto en alguno de los muchos universos posibles (aunque improbables); me conformé con que de momento tenía alojamiento gratuito (una ya está un poco cansada de dormir al raso, con esto de la crisis económica del año 1000 se han encarecido bastante las posadas y hace un frío de la hostia en esta Edad Media más cercana la última glaciación que al cambio climático), y además me habían prometido barra libre en la taberna del pueblo. ‘Vamos allá’, me dije.

Llegué a mi destino alcohólico atravesando deprimentes y sucias callejuelas de aspecto gótico (pero en el sentido moderno) donde, paradójicamente, parecía que se estaba preparando una boda, por los marchitos adornos florales que aparecían por doquier. La jarra de cerveza era tan grande como yo, y tuve que ayudarme de las dos manos para levantarla: cómo se notaba que hacía tiempo que no privaba como se debía, me resultaba más fácil enarbolar el cacho espada que llevo colgada a la cintura que esta ofrenda de paz y amistad etílica. Pero me la bebí de un trago: durante mis andanzas había aprendido que hay que beber, comer y dormir (y asearse convenientemente) cuando dispones de las posibilidades de llevar a cabo estas acciones, porque en este mundo cruel nunca se sabe cuándo podrás volver a hacerlo. Uno de los mozos del pueblo se me acercó.
-Me alegro de verte. Las cosas andan mal por aquí desde que te fuiste.
-Es halagador resultar tan imprescindible -contesté.
-En realidad, quiero decir que el señor del lugar se ha vengado en todos nosotros de tu huida.
Sentí algo parecido a una patada en el estómago, y no fue por las cortantes palabras de mi interlocutor y el ridículo subsiguiente.
-¿Quieres decir que todo lo que os ha sucedido en estos últimos años es culpa mía?
Mi interlocutor se encogió de hombros.
-Eso es lo que dice la gente. Yo lo único que sé es que, además de este terrorífico aspecto, las casas parecen cada vez más pequeñas y cuestan más de calentarse. Antes, con unas cuantas cargas de leña teníamos suficiente para pasar el invierno: ahora, por alguna extraña razón, se necesita el doble o el triple. Nuestra aldea pasa hambre y frío.
-Esto parece la burbuja inmobiliaria de España a principios del tercer milenio -relacioné yo-. Tranquilo, que pronto explotará. Aunque no sé si eso va a ser mejor o peor.
El joven me miró con cruel indiferencia.
-No sé que estás diciendo. Pero ten en cuenta que la gente aquí está muy cabreada contigo.
Se alejó. Me quedé sola con mi birra de tamaño XXXL, una amiga que nunca me abandonará, sean cuales seas sus perniciosos efectos para mi salud, y observé, en los parroquianos del bebedero, la hostilidad latente en esas miradas que me evitaban, relegándome a otra burbuja, esta vez de aislamento, donde me faltaba incluso el aire de respirar. Los ignoré, tras un hercúleo esfuerzo de la voluntad, y me volví al mesonero: entre nosotros se estableció un entendimiento tácito, típico entre proveedor y asiduo cliente, y no tardó ni un minuto en aportarme otra jarra. Y así hasta que la noche acabó.

Salí de la taberna con aspecto de haber asistido a un botellón multitudinario en algún descampado de las afueras de Barcelona; menos mal que los caballeros andantes no sufren controles de alcolhemia y que los caballos son más inteligentes para conducir a los bateaux ivres a un buen puerto, por entre el proceloso y bravío mar de las decepciones diarias, que cualquier ingenio automovilístico de la Edad Contemporánea, por mucho que lo anuncien en la tele. Y contaminan menos. Con la lucidez contradictoria de la embriaguez, hice un repaso de mis vicisitudes de los últimos años, y constaté que desde que salí mi aldea, desde que me opuse a seguir pasando por el aro, las desgracias se habían sucedido en mi vida sin solución de continuidad. Probablemente, pensé, existía un Dios justiciero y todo eso, a pesar de lo contagiada que estaba por el ateísmo del siglo XXI (no obstante lo cual la industria eclesiástica católica, a base de sus alianzas con otros poderes, no había perdido un ápice de su influencia y fortuna; de hecho, dan más por culo [en todos los sentidos de la expresión] en la actualidad que en la Edad Media; esperaba sinceramente que la distorsión espacio-temporal me mantuviera alejada de Barcelona en noviembre del 2010 y así no tuviera que ver el feo careto del ex nazi Ratzinger paseándose por las calles de la amada ciudad, sufragado por los impuestos de los pobres españolitos en paro crónico). ‘Estoy siendo castigada por abandonar a mis conciudadanos y conciudadanas e irme de parranda por esos mundos del diablo. Que los santos se apiaden de mi perdida alma’, me lamenté para mis adentros. Y en ese momento sentí que una especie de presencia se sentaba a mi lado.

Con sigilo volví la cabeza hacia esa dirección, no sin esforzarme por contener una urgente necesidad de miccionar de puro terror agravada por el alcohol y el frío de la jodida noche medieval, y vi a al típico mago de la barba blanca y la túnica y el capirote estrellado que sale en todos los cuentos. Le recriminé.
-Oye, guapo, que estemos en la Edad Media no justifica que vayas por ahí vestido de payaso y dando sustos de muerte a las pobres y honradas guerreras mercenarias en mitad del bosque. Que manía tenéis todos por aquí de celebrar Halloween antes de tiempo, me cago en la hostia.
Me sonrió conciliador y con algo de paternalismo, cosa que no ayudó a mejorar mi opinión sobre él, y me dijo:
-Eowyn, mira a tu alrededor.
No le pregunté cómo conocía mi nombre: tantos meses de andar vagando de un universo a otro han mermado considerablemente mi capacidad de asombro. Sólo respondí:
-¿Y qué coño quieres que mire en esta oscuridad sin una puta farola? -como se ve, no estaba yo de muy buen humor.
El personaje no varió su expresión.
-Mira a tu alrededor y retrocede en el tiempo. Así te será más fácil. Deja que la memoria te invada. Que tu ojo penetre en tu pasado como la punta de tu espada en la carne cuando te enfrentas a tus enemigos. Sin miedo. Vamos. Es difícil, pero puedes.
Supuse que aquel vejestorio que parecía haberse tragado sin pestañear las peores películas de filosofía oriental y artes marciales de toda la historia del cine era una consecuencia de mi juerga cervecera. Pero realmente me sumergí, no sé si voluntariamente o no, en una especie de espiral descendente que me representó un panorama desolador: un poco menos estropeada por el tiempo que en el momento que entonces vivía, la aldea de mi infancia ya tenía en el pasado el mismo aterrador aspecto que se me había presentado.
-¿Por qué no podía recordarlo? -pregunté, no sé muy bien a quién.
-Suele suceder. El pasado se endulza, se magnifica -me contesta.
-Y ellos se han aprovechado. Fue por eso por lo que me fui. Siempre he creído en la gente, sobre todo en los momentos de euforia alcohólica, claro, pero aquí… pasaba algo extraño. Es como si lo que siempre he intentado combatir hubiera vencido en este lugar. Desde luego acerté de pleno.
El pintoresco anciano quizá imaginario calló. Yo recordé las macilentas flores que engalanaban las calles.
-Ahora lo entiendo todo.
El ser disfrazado desapareció de pronto. Pero no importa: sea realidad o ficción, él, o lo que represente, ya ha cumplido su misión. Me acerqué a la cuadra donde descansaba mi caballo, monté y desaparecí rauda y veloz como el rayo…

Pero no llegué muy lejos: a las afueras del pueblo, armados hasta los dientes y con toda la pinta de fanáticos que van a proceder a un linchamiento, me encontré a mis amados convecinos.
-Eowyn de Camelot, detente. Vamos a hacerte pagar por todo el mal que nos has causado.
Nunca toleraron mi rebeldía, aunque pudiera ser beneficiosa para ellos, mi oposición a su inactividad les restaba parte del poder que podían conseguir acercándose al poder… y no obstante noté que sus palabras volvían a ocasionarme el dolor en el estómago que había experimentado ya en la taberna.
-Conozco vuestro juego. Pretendíais convertirme en una víctima. Pero no sabéis -presumí- que la cerveza para mí funciona como una poción mágica -tal vez tambié me mate en el futuro, pero ¿quién ha dicho que voy a tener futuro?
Ellos parecían muy seguros de sí mismos.
-Pero tal vez hayamos conseguido debilitarte lo suficiente. El complejo de culpa tiene esos efectos. ¡A por ella, chicos!
Saqué la espada de la vaina y me dispuse a vender cara mi salud mental, porque era a ésta a la que querían erosionar, no a mi vida. Pero el arma de los cojones pesaba como dos quintales y me resultaba imposible manejarla. Mientras, mis adorables vecinos se me echaban encima y no tardé ni tres décimas de segundo en hallarme atada y amordazada sobre un carro, para ser conducida a las mazmorras de la aldea, viejas conocidas mías. ¿Para qué necesitamos la magia, si la manipulación puede ser mucho más efectiva? Bien, todas las heroínas, por cutres que sean, como es mi caso, tienen su kryptonita, y obviamente estos han averiguado la mía.

Y después de eso, lo de siempre; de patitas a la celda más tremebunda, donde esperaban que volviera a recobrar eso que ellos llaman el entendimiento y accediera a matrimoniarme con algún colgado para sentar la cabeza y dejar de traerles problemas. Para más inri, el maldito túnel espacio-temporal sólo me ha permitido hacer leves incursiones en el futuro durante estos tres meses, aunque debo decir que las he aprovechado bien: he tenido tiempo de participar en una Huelga General y de, consecuentemente a esta participación, sufrir la Reforma Laboral en mis propia carnes tras ser despedida de mi trabajo de mierda con una indemnización que merece el mismo calificativo. Y ahora que ya parece que voy a permanecer aquí por algún período de tiempo, se acerca Halloween y tiemblo de terror pensando, no en los monstruos típicos de esta época, sino en el miedo que dan los países aliados del Gobierno español, que no dudan en disparar contra niños si les apetece, que el machismo del siglo XXI se acerca peligrosamente al Medieval, que los pederastas fascistas y pseudointelectuales se jactan públicamente con el beneplácito del Tea Party español y, lo que me quita el sueño de verdad, que parece ser que no voy a ahorrarme de ver al Ratzinger enseñando por Barcelona su repelente jeta.

http://www.wikio.es

Read Full Post »

Por una Ley Electoral justa y democrática

Por una Ley Electoral justa y democrática

Y yo me pregunto: ¿es democrática una Ley Electoral que permite que dos millones de ciudadan@s se queden sin representación? Y, si la respuesta es negativa, ¿por qué sus señorías del Congreso se esfuerzan en mantenerla? (Nótese la ironía). ¿No era éste un país democrático? ¿A ti tampoco te interesa que lo sea? ¿Es más cómodo ir a votar cada cuatro años y luego sentarte en tu sillón y esperar que el país lo arreglen ell@s, aunque no tengas ni la posibilidad real de elegirl@s? Tal vez mi medieval procedencia ofusca mi criterio, pero si después de leer la carta fruto de una iniciativa colectiva de bloguer@s de izquierdas pensáis que no es así, por favor, firmadla. Yo ya lo he hecho.

Señorías:

Me dirijo a ustedes con el fin de hacerles patente mi preocupación por algo que por enésima vez, han rechazado en el Congreso.

Al parecer, esta semana van a aprobar cambios sobre la LOREG (Ley Orgánica del Régimen Electoral General de 1985), modificaciones a las que no niego su importancia, pero que, sin embargo, olvidan lo que debería acercarnos a un principio democrático por excelencia, el de: una persona, un voto. Aproximarse a ese principio debería ser para ustedes –representantes del pueblo— una obligación ética, si es que, como supongo, creen ustedes en la democracia.

El hecho de que quieran mantener la falta de proporcionalidad y las disfunciones en la asignación de escaños a los distintos grupos políticos que se presentan a las elecciones, no dice mucho en su favor y sí de sus propios intereses partidistas, creando desconfianza en la opinión pública que, como ustedes saben, no tienen a la clase política, precisamente, muy bien valorada.

¿Cómo se puede entender que se mantenga esa falsa proporcionalidad que hace que algunos partidos políticos necesiten unos 66.000 votos para obtener un diputado y otro (el caso extremo de IU/ICV) necesite casi 500.000? ¿Acaso les parece democrático una ley que hace que un voto de unos partidos valga siete veces más de lo que vale el voto de otro?

Como ustedes bien saben, lo ideal para corregir este defecto sería cambiar la circunscripción electoral, pero ésta está recogida en la Constitución y no parece que ustedes estén dispuestos a cambiarla. Sin embargo, hay otras fórmulas que permiten, si no una proporcionalidad total, que haya una aproximación mucho mayor sin modificar la Constitución. De hecho una de las fórmulas sería la que, a petición del gobierno, ha sugerido el Consejo de Estado. Recomenda-ción que ustedes han rechazado.

No es lícito que quien tiene el derecho de defender los principios democráticos elementales se opongan a que la proporcionalidad de una persona, un voto se pueda conseguir. No hay ninguna razón, salvo la de sus intereses partidistas para que no se acepte la reforma que ha aconsejado el Consejo de Estado. Así es que todavía están a tiempo, Basta que se pongan de acuerdo y sean capaces de anteponer una representación justa a sus propios intereses.

Si lo hacen, como ciudadanía nos daremos cuenta de que cumplen con su obligación. Porque, señorías, para que sean democráticos los acuerdos que ustedes toman, lo primero que debería ocurrir, es que la representación de la voluntad popular fuera lo más fiel posible a los votos que emite. Hoy no es así. En sus manos queda rectificar algo que parece tan obvio.

Firma y envía esta carta desde aquí.

Puedes enviársela a los miembros de la subcomisión de la reforma de la ley electoral:

•alfonso.guerra@diputado.congreso.es
•elviro.aranda@diputado.congreso.es
•jose.benegas@diputado.congreso.es
•josemariabenegas@hotmail.com,
•jabermudez@diputado.congreso.es
•gaspar.llamazares@diputado.congreso.es
•jesus.quijano@diputado.congreso.es
•juan.vera@diputado.congreso.es,
•jordi.xucla@diputado.congreso.es

También suscriben esta carta los siguientes blogs: Kabila: La reforma de la ley electoral, Arraio Sound Sistem: La reforma de la ley electoral, Ventanas del Falcón: La reforma de la ley electoral, Henar Moreno: La reforma de la ley electoral, Desde la cantera: La reforma de la ley electoral, Moscas en la sopa: Ante la farsa de la reforma de la ley electoral, Soto en Cameros, La Terca Utopía, El Sr M, Enchufe, Viramundeando, Hacia el sudoeste, Punts de vista, La rueda del tiempo, Quien mucho abarca, Ceronegativo, Tiburón blanco, Cuando murió el vino, Ciberculturalia, Músico, poeta y loco.

http://www.wikio.es

Read Full Post »

Pueden ser completamente físicos, como los residuos de la obtención de aluminio del oeste de Hungría, o menos tangibles, como el cambio climático, la progresiva inutilización de las tierras para el cultivo tradicional por culpa de los transgénicos, la deuda externa, el paro y sus consecuencias, y tantos otros. Pero los primeros y los segundos tienes un par de cosas en común.

-Que sus responsables seguirán produciéndolos mientras les sea rentable, o sea, hasta el infinito y más allá. Que nunca tendrán suficientes beneficios y estarán dispuestos a sacrificar a toda la Humanidad por obtener uno más.

-Que estos mismos responsables serán por siempre completamente impunes.

-Que esa misma impunidad les hará descuidar el cuidado en la contención de estos residuos. Ni siquiera minimizarán en lo más mínimo, valga la redundancia, las consecuencias de sus actos. Las paredes de los depósitos que teóricamente han de impedir la marea destructiva siempre serán muy delgadas, y los elementos atmosféricos podrán hacer mella en ellas sin que se las repare. Además, así se ahorra.

-Que esta marea destructiva, cuando llegue, que llegará, ya ha llegado, y lo que falta, nunca les afectará. Ellos seguirán a salvo en sus torres de marfil compradas con la vida de billones y billones de trabajador@s. Y nosotr@s se lo permitiremos, les permitiremos que permanezcan en sus paraísos terrenales y fiscales mientras a su alrededor se desencadena el erial.

Mi único consuelo es que, cuando llegue ese momento, tal vez no les guste.

http://www.wikio.es

Read Full Post »

Uno es súbito y agresivo; la otra, insidiosa y, a la larga, igualmente dañina. Uno suele ser de corta duración (aunque sus efectos duren y duren, y si no díganselo a los españolitos y españolitas que aún son víctimas del 36), y la otra se prolonga en el tiempo, pasando por encima de cualquier modificación en el sistema. Uno cierra o censura los medios de comunicación; la otra los compra y los manipula. Uno lanza a los sectores más reaccionarios de la policía y el ejército (que a veces son todos, para qué vamos a engañarnos) contra la población civil que lucha por su libertad y por su dignidad; en la otra, la policía y el ejército son defensores del pueblo, y bla bla bla, y la población civil que lucha por su libertad y su dignidad unos delincuentes a quienes se puede provocar, apalear y detener arbitrariamente, faltaría más. A pesar de su violencia, a veces extrema, y de sus terribles secuelas (recordad España, Argentina, Chile, tantos otros… imposible olvidar), el golpe de Estado es evidente, real, contra él se puede luchar, y vencer, como ha sucedido en Ecuador (mis felicitaciones, compañer@s). Contra las mentiras de esta democracia, supuesta o no, porque yo ya no sé lo que significa la palabra ‘democracia,’ que subvierte todos los términos con nuestra cobarde aquiescencia, conviertiendo a las víctimas en verdugos y a los verdugos en víctimas, no, pues no se puede combatir a un fantasma. Muera el Estado de derecho; viva el putsch.

Represión policial
Muchos blogs amigos han hablado del caso de Pascual Campos, represaliado y falsamente acusado por su participación en la Huelga General del 29-S, y de otros que están en su mismo caso, con la connivencia de grandes empresas que han actuado como centro de detención ilegal y nido de policías, parapolicías y esbirros del sistema (me refiero concretamente a El Corte Inglés). Aquí tenéis la lista de post:
Córdoba: primer juicio contra los piquetes.
Se pongan como se ponga, la Huelga General ha sido un éxito
Pascual
¿Por qué no compro en El Corte Inglés?
El Corte Inglés, transformado en centro de detención ilegal
Desde la Transición no hay tanto comunista procesado como el 29S
Porras contra banderas

Y observad estos curiosos ejemplos de cómo la policía colabora con los ciudadadanos y ciudadanas, tanto que les ayuda incluso a manifestarse:
¿Cómo actúa un piquete violento?
Policías camorristas y rateros, en acción el 29S

http://www.wikio.es

Read Full Post »

Ni más ni menos. También entonces la comunidad internacional más políticamente correcta, la misma que luego recibió al presidente golpista con honores de jefe de Estado y le facilitó el chantaje de unas elecciones de pantomima, se echó las manos a la cabeza mientras la prensa de ultraderechas, contratada para hacer el papel de poli malo, justificaba el golpe, ocultaba su violencia y sacaba los manidos adjetivos de populista, etc, etc… La estrategia es tan clara que resulta obvio explicar a qué obedece… pues a lo mismo que a los ajustes estructurales en el Tercer, y ahora en el Primer, mundo, a este capitalismo que se revuelve como un jabalí herido de muerte, con lo que resulta aún más peligroso. No dejemos que suceda una segunda vez. Y sobre todo no permitamos que haya una tercera.

http://www.wikio.es

Read Full Post »

#afinidadviajera

La única web para viajeros adictos.

franciscojaviertostado.com

Historia, medicina y otras artes...

Fábulas estelares

De lecturas, lenguajes y naves espaciales

#NoDAPL Solidarity

Support the Indigenous led movement to stop the Dakota Access Pipeline

Sociología crítica

Articulos y textos para debate y análisis de la realidad social

Tras La Última Frontera

Un blog sobre literatura fantástica, ciencia ficción, mitología y juegos de rol.

Romana Insolentia

El blog donde conocer al pueblo godo y la Antigüedad Tardía desde sus orígenes hasta su final. Guerra, intriga y arqueología en Hispania tras la caída de Roma de manos de un historiador y arqueólogo amante de la Antigüedad Tardía y de los visigodos en particular.

Juegos y Dados

Juegos de tablero, cartas, rol y miniaturas

geoengineeringcrimes

Crimes Against Mother Earth

arieelvikingo

4 out of 5 dentists recommend this WordPress.com site

Adherentes Bcn

Quisieron enterrarnos, pero no sabían que somos semilla

Comitè Antiimperialista

Contra les agressions imperialistes i amb la lluita dels pobles per la seva sobirania

Soy Pública

Defendiendo la Educación Pública

The Moving Times

Diario de los movimientos sociales y las reivindicaciones políticas

Asociación hipotecados activos

Todo lo que debes saber de tu hipoteca, los bancos, el dinero y no te explican

ARQUITECTURA-G

ARQUITECTURA-G Estudio Arquitectura Barcelona

La ratera

El Bloc d'en Toni Barbarà

Plataforma Catalana Marxa a Brussel·les 2015

No a l'Europa del capital, per una Unió dels pobles democràtica, social, ambiental , solidària, igualitària: EUROMARXES 2015

Atila Weblog

Just another WordPress.com weblog

Salud y Bienestar

En éste blog encontrareis información referida a salud y bienestar en general.

Ciencia Histórica

Un blog de Jesús G. Barcala

Información por la Verdad

Buscadores de la Verdad en Vallecas informando desde el cariño.

PTYAL

Pedagogía Terapéutica y Audición y Lenguaje

Tomos y Grapas

Tu programa de Cómics

Ferro Veritas

Esgrima Antigua y Recreación

ALC Stronghold

¡Hazlo épico!

Por Otro Mundo

Somos Más

Ciencia Histórica

Un blog de Jesús G. Barcala

Los Templarios y su época (1095-1314)

“Non nobis Domine non nobis sed Nomini Tuo da gloriam”

#elmonlocaldiuprou

Web per denunciar la reforma local de l'Estat

el Club dels Llops

quatre nens es perden pel bosc, on viuran l'aventura de la seva vida!

Un escriptor als núvols

La botiga de les fantasies versemblants

verba volant, scripta manent

De la edición en papel a la edición integral

Espiral associacio de creadors/es

Associació de creadors i creadores

Donbass Resisteix

Bloc de l'Assemblea de Suport a les Repúbliques Populars de Donetsk i Lugansk

Tinta Roja

Fira de l'edició independent i del llibre polític

A la puerta del sueño

O cómo ser periodista en el siglo XXI y no morir en el intento

A %d blogueros les gusta esto: