Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 29 abril 2011

A veces la solución se convierte en parte del problema. A veces, la solución agrava el problema. A veces, la solución tiene el poder de excusar a los interesados en que exista el problema, al mismo tiempo que acentúa este. Todas estas cosas las saben muy bien los políticos desde la década de 1980, cuando se generalizó un nuevo tipo de represión a la rebeldía contra el sistema que consistía, simplemente, a no reprimirla, sino manipularla, invisibilizarla y ridiculizarla.

Por eso, cuando hay represión de cualquier tipo, física u verbal, una tiende a sospechar que: o bien consideran que estamos lo suficientemente anestesiados como para que algunos se permitan dar rienda suelta a sus instintos destructivos, poco prácticos pero muy reconfortantes para ellos, o es que esta represión es de doble fondo.

Nos hemos enterado, y ya nos imaginábamos, que Guantánamo, pensado supuestamente para proteger a la Humanidad, y sobre todo a la Humanidad norteamericana (todos somos iguales, pero algunos son más iguales que otros), de la amenaza terrorista islámica es en realidad un vivero de la Yihad. Pero ¿acaso la Yihad no favorece a los intereses de Estados Unidos, acaso, yendo un poco más lejos, la Yihad no es en gran parte un invento de Estados Unidos? En España, por completa casualidad, claro está, en las vísperas de las Elecciones Municipales, el PP atiza el fuego de la constitucionalidad y el antiterrorismo, incitando a posturas más combativas. Pero ¿acaso ETA no favorece a los intereses del PP? ¿Acaso, yendo un poco más lejos, ETA no es en gran parte un invento del PP y de sus antecesores en el poder?

Anuncios

Read Full Post »

Eres joven, estás rodead@ de gente que te quiere, la vida te sonríe. Afortunad@ de tener un trabajo, pasas el fin de semana desplazándote en bicicleta entre fiesta y fiesta: con tu amig@, os sentís flotar sobre esas dos ruedas por las evocadoras calles del casco antiguo de la histórica ciudad, el viento en vuestra cara… Un pequeño susto: sin saber cómo, la bicicleta choca y os encontráis en el suelo. Golpes, magulladuras, sangre, el médico de una ambulancia que piensa que lo más aconsejable es trasladaros al Hospital. No es un buen colofón para una noche de alegría, pero vuestras heridas son leves y os tenéis el uno al otro. Podría ser peor.

Podría ser peor. Y lo fue. En la antesala de un hospital tercermundista (parece que la Sanitat catalana no podría empeorar más, pero , es posible) te encuentras con unos magullados jóvenes procedentes de una reyerta entre policía y okupas. Algunos tienen realmente muy mal aspecto. Uno de los guardias urbanos que están escoltándolos te llama, te obliga con malos modos a vaciar tus bolsillos, se permite comentarios ofensivos sobre tu imagen y tu persona. De pronto, eres empujad@ contra la pared, esposad@, acusad@ de matar a un policía en un lugar en el que no estuviste… Reivindicas tu inocencia, gritas que habéis sufrido un accidente… Y a partir de aquí comienza un calvario de golpes, vejaciones físicas y psíquicas y juicios amañados que se prolonga durante cinco años. De pronto, te encuentras en prisión con tres o cinco años ante ti, un número de años de pena de cárcel que no cumplen en este país ni los corruptos, ni los pederastas ni los violadores. Pero siempre hay una manera de ser libre. La última manera. Y la eliges.

Patricia Heras fue detenida en 2006 después de que tras un desalojo supuestamente okupa un agente de la Guardia Urbana quedara en estado vegetativo. Ella siempre defendió que ni siquiera se hallaba en el lugar, sino que se había encontrado con la policía en el hospital donde ella y su amigo Alfredo estaban siendo atendidos tras un accidente de bicicleta. Condenada a tres años de prisión tras un juicio que ella, sus amig@s y familiares consideraron lleno de irregularidades y completamente político, aunque estaba en régimen abierto, se suicidó el pasado día 26 en su casa, incapaz de volver a la cárcel. Otros cuatro detenidos de aquella batalla campal donde solo se juzgaron las acciones de uno de los bandos siguen encarcelados.

Esto no ha pasado en Libia. Ni en Cuba. Ni en ningún país supuestamente donde Occidente esté capacitado para implantar su sistema mediante la fuerza militar o mediante el chantaje económico. Ni siquiera en México, ese país que tanto respeta los derechos humanos mientras nos interese negociar con él, a pesar de que estos hecho me recuerdan a los de Atenco, donde una española sufrió graves abusos policiales sin que la (In)Justicia española la haya apoyado en lo más mínimo. Esto ha pasado en España. En la Barcelona de Hereu que no será peor que mejor que la Barcelona de Trias si esta llega a materializarse. En la Barcelona, en la España, del sistema, donde no hay crímenes políticos y donde todas las pinzas habidas y por haber entierran las corrupciones. Democráticamente.

Más info aquí y aquí.

Read Full Post »

La primavera se culminó de una manera espantosa en Chernóbil, el día 27 de abril de 1986; el calor que esperaban que entibiara el riguroso clima ucraniano no vino envuelto de aromas de flores ni de promesas de descansos vacacionales, sino de presagios de un final que hubiera podido ser total. Apocalíptico. Las estimaciones menos optimistas de la catátrofe elevan a 400.000 el número de muertos y a cinco millones de afectados (no citaremos a la OMS a este respecto; este organismo ha demostrado con creces en los últimos tiempos que no es nada independiente). Y para conmemorar de manera irónica esta trágica efeméride, en una semana en que afortunadamente han surgido varias más alegres, Fukushima ha celebrado hace poco un doloroso recodatorio.

Estamos hablando de una tragedia de dimensiones terroríficas. Pero, sin quitarle un ápice de importancia, lo peor de Chérnobil no fueron sus consecuencias, sino su significado, aparte del que nos ilustra sobre la estupidez humana. Este significado que sistemáticamente hemos ido alejando de nuestros mentes para continuar día a día con nuestro trabajo (o tal vez sería mejor decir en estos momentos “con nuestro paro”) y con nuestras vidas. Y que es el siguiente: vivimos sobre un polvorín. Sobre, bajo, dentro y en medio de un polvorín. Las centrales nucleares, digan lo que digan acerca de su energía limpia y necesaria que mantiene nuestro nivel de vida, son absurdas: no podemos continuar interminablemente acumulando por todas partes residuos peligrosos que tardarán siglos y milenios en descomponerse, no podemos jugar con ese poder que, por muchas seguridades que tomemos (como ha demostrado Fukushima) tiene mucho más potencia que nuestra fuerza e inteligencia (al menos que las actuales), potencia que además hemos ayudado a materializar. Y solo es una más de las numerosos amenazas de este mundo que, paradójicamente, crecen cada vez que el poder se inventa una nueva manera de convertirlo en un lugar más seguro y cómodo.

No quisiera que este post resultara deprimente: comprendo que el proceso de exorcizar fantasmas es doloroso y no siempre es necesario: la vida está ahí, y está llena, a pesar de todo, de oportunidades para disfrutar y distraerse. No es ni útil ni desde luego necesario que no nos obsesionemos. Pero no dejemos que nadie más nos engañe y nos manipule y hagamos un hueco en nuestras distracciones a la lucha que evitará que cosas así vuelvan a suceder.

P.D.: Hablando de obsesiones, hace tiempo que pienso mucho en los liquidadores. Algunos fueron solo víctimas, pero la mayoría se comportaron como auténticos héroes que dieron su vida por los demás. El hecho de que existe gente como ellos es un motivo más para seguir luchando.

Read Full Post »

Fue la culminación de un proceso que se había iniciado (en territorio hostil) cuando era niña, gracias a lecturas que primero cayeron casualmente en mis manos y luego busqué con ansia y deleite, y que tuvo su momento decisivo a mis 14 años, cuando me coloqué a mí misma la etiqueta de comunista y comencé a presumir de ello (inciso: para mí ser comunista siempre ha sido un motivo de orgullo, tal vez de los pocos que puedo alegar, y toda mi vida he pensado que muchas de las personas que no compartían este punto de vista era, sencillamente, porque desconocían lo que significaba el comunismo). Recuerdo una cabina telefónica en la Via Laietana del Barcelona que me condujo a un local situado cerca del barrio de Can Serra, en L’Hospitalet; era el invierno de 1995, y una amable compañera llamada Beni me presentó los documentos que certificaron como militante de Iniciativa per Catalunya… el referente por aquella época de Izquierda Unida en esta mi comunidad autónoma.

Y desde entonces, en L’Hospitalet, Barcelona, Mollet… recuerdos de largos periplos de enganchada de carteles, batallitas de la clandestinidad que yo siempre estaba dispuesta a escuchar, compañeros y compañeras inolvidables más válid@s aún como seres humanos que como militantes, noches electorales llenas de tensión, tristeza o júbilo, manifestaciones con carreras incluidas, ajetreados cierres de revistas, enriquecedores intercambios ideológicos, en suma, compañerismo, sentimiento de permanecer, y contribuir en la medida de mis posiblidades, a un serio y ilusionado proyecto del otro futuro posible.

Y, cómo no, también recuerdo otras cosas: históricas banderas cogiendo polvo en los almacenes, derivas a la derecha (de algunas de ellas pudimos salir), sistemáticos intentos de transformar el movimiento en una izquierda políticamente correcta y descafeinada con censura hacia los que se mantenían fieles al proyecto original, alianzas que no parecían tan desafortunadas en un principio pero resultaron serlo, y que ahora extrañamente nos negamos a abandonar, falta de voluntad, o falta de habilidad, de conseguir la unidad de las izquierdas de este país.

Y después de tantos años juntas, tras nuestro novelesco comienzo digno de un serial radiofónico franquista en que para estar contigo tuve que desafiar a mi nada izquierdista familia, ¿que puedo decirte, compañera IU, a punto de cumplir tus 25 años de vida? Que sin embargo te quiero, con un amor más derivado del roce que no de la pasión, más amistoso que no romántico, a pesar de tus defectos porque en este contexto no puedo decir que incluso gracias a ellos, y asumiendo mi parte de culpa, y la de tod@s, en la evolución negativa de esta relación.

Y soñando tal vez en ese punto, en el marco tal vez de un viaje iniciático, en que tú y yo podamos recuperar los proyectos y las ilusiones del principio, aprendamos a cuidar nuestra unión y nos comprometamos a intentar fallarnos mutuamente lo menos posible. Yo voy a estar ahí… si tú estás por la labor.

Fiesta 25 Aniversario de Izquierda Unida

Fiesta 25 Aniversario de Izquierda Unida

Más y mejor info sobre el tema en los blogs listados en este post y aquí.

Read Full Post »

Siete de la mañana. Llego a mi lugar del trabajo. Ante mí, un inmenso párking plagado de furgonetas que ya ni pasan la ITV; sé que me asignarán una de ellas, así como una caja de herramientas desprovista de la mitad de su contenido y un móvil con un bajo límite de crédito en el que tendré que economizar las llamadas de trabajo porque si no acabaré pagando yo. Un día, lo sé, va a pasar una desgracia. Espero pacientemente a que me faciliten el material y me asignen el recorrido de hoy, pero los coordinadores reciben instrucciones contradictorias del alto mando y no saben a qué atenerse: colijo que no fue por los merecimientos académicos ni la capacidad personal por lo que esos mandamases consiguieron sus puestos, y entretengo la espera en imaginar cuántos sobornos habrán pagado y cuántos subalternos habrán pisoteado para llegar hasta ese punto.

Son ya las ocho cuando salimos de la central, yo y mi compañero. Tenemos que ir 200 km más allá para recoger un componente con el que arreglar una antena telefónica situada a otro centenar de kilómetros más. Kilómetros, gasolina. El gepeese del vehículo apenas funciona y para encontrar la dirección de Vilanova i la Geltrú adonde tenemos que dirigirnos hemos de preguntar a l@s lugareñ@s, que no parecen haber oído el nombre de esa calle en su vida. Llamamos a la central y, desconcertados, nos hacen volver. Kilómetros, gasolina. Tiempo. En la sede, el coordinador descubre, después de mucho interrogar a los altos mandos, que la localidad en cuestión es en realidad Vilanova del Camí, pero al final acabamos encontrando la calle en Vilanova del Vallés. Sobornos, pisotones. Kilómetros, gasolina. Tiempo. El componente que teníamos que instalar no es el que se necesita. El técnico, al que llamamos con nuestro móviles porque los de la empresa no tienen cobertura, no tiene ni idea de qué puede ser la la causa del estropicio: el alto mando no le ha permitido ir a investigar y solo puede imaginarlo. Sobornos, pisotones. Y nosotros no tenemos ninguna noción, ni nos han hecho ninguna formación, sobre ese tipo de averías, se limitaron a contratarnos porque cobramos menos que un operario más especializado. Empezamos a tocar conexiones y por casualidad acertamos y el problema se resuelve. Abandono la caseta de la antena telefónica dejando suciedad, grifos que gotean y cables sueltos; me ofrezco a adecentarlo todo en un momento, ya que estamos allí, pero mi compañero dice que la empresa no nos permite reparar nada más que las urgencias. En breve tendremos que volver de nuevo. Kilómetros, gasolina. Tiempo.

De vuelta a la central, porque no hay tiempo de nada más, tengo que hacer los partes de averías y enviarlos a Madrid. Esta labor he de realizarla fuera de las horas de trabajo, empleando mi propio portátil y mi propia conexión a Internet, porque la empresa no me los proporciona. Sentado en las escaleras, naturalmente, porque tampoco tienen para ninguno de nosotros una triste mesa de trabajo. De pronto, me dicen que hay reunión improvisada. En ella nos cuentan que sobra personal. Va a haber recortes. Cierran una de las sucursales y nosotros tendremos que encargarnos también de ella. Kilómetros. Gasolina. Tiempo. Y esa decisión han tenido que tomarla porque los operarios, debería darnos vergüenza, gastamos, perjudicando a la empresa que tanto se preocupa por nosotros, cantidades ingentes de kilómetros, gasolina, tiempo… Y además, y por si fuera poco, se nos ve un poco desmotivadilllos.

Vuelvo a mi casa. Tomo un periódico gratuito que está sobre un asiento del metro, leo que mi empresa, por cierto subcontratada por una famosa compañía de telecomunicaciones (pero todas son iguales), está obteniendo unos beneficios increíbles, subiendo como la espuma y expandiéndose por toda Hispanoamérica. Y comprendo que es a costa de las mentiras que la empresa que les subcontrata cuenta a sus clientes, a costa de los trabajadores, a costa de la cutrez generalizada en esos servicios por los que no podemos protestar porque no tenemos quien nos escuche. A costa de un gobierno que no impone estándares de calidad en los productos ni mínimos de seguridad ni justicia laboral, al menos en la práctica, y permite que la manera de enroquecerse sea siempre mediante sobornos a los más poderosos y pisotones a l@s más débiles.

Read Full Post »

Hubo una vez, hace mucho tiempo, un muro. Un muro que impedía la libre circulación y contra el cual se estrellaban, por uno de sus lados, las esperanzas de libertad de mucha gente (libertad, esa palabra tan dúctil y manipulable), gente que en la mayor parte de los casos interpretaba como libertad la libertad de ir a una tienda y comprarse unos tejanos de marca o la libertad de vivir en un blanca casita en un alegre suburbio; y por el otro lado, las ansias de negocio de las potencias occidentales. Aquel muro se derribó, y fue un día de fiesta grande, de luminosos augurios.

Después hubo otro muro. Éste, por el contrario, fue sancionado por las mismas potencias occidentales que abominaban del otro y promovieron su hundimiento y, más aún que el primero, fue construido con sangre. Ese muro aún sigue en pie, y no habrá fiesta grande ni luminosos augurios, al menos en el futuro a medio plazo y al menos si no hacemos algo al respecto, excepto para que los que lo alzaron y los que lo disfrutan.

Más tarde, han habido otros muros: algunos han sido físicos, otros virtuales. Algunos han limitado la libre circulación de personas, y otros han estado fundados en el miedo, en el odio, en la soberbia, en el fanatismo, en las bombas. Esos muros siguen construyéndose, de una manera imparable, y pronto Europa y Oriente se verán infectadas de ellos, colonizadas por ellos, y entonces nos quejaremos, lloraremos, extenderemos nuestras manos al cielo, y nos querremos reconocer que hemos sido nosotros los que hemos ayudado a construirlos, los que hemos puesto, sucesivamente, otro ladrilllo más, a veces con nuestros votos.

Y por cierto: creo que ya sabéis que la famosa libertad en nombre de la cual fue derribado el primero de los muros protagonistas de este post no trajo tejanos de marca ni casitas blancas, sino absolutamente lo contrario.

Read Full Post »

Hoy voy a ser muy breve.

Porque no son palabras lo que necesitamos.

¿Qué solución hay en una sociedad donde a las empresas con beneficios se les permite despedir, donde se recorta en derechos fundamentales para alabar a las grandes fortunas, donde se procesa a los que denuncian a los corruptos, en lugar de a los corruptos y se olvida la memoria, donde las crisis las pagan sus víctimas?

¿Hace falta que me responda?

Read Full Post »

Older Posts »

JK Pereira

Escritor

#afinidadviajera

La única web para viajeros adictos.

franciscojaviertostado.com

Historia, medicina y otras artes...

Fábulas estelares

De lecturas, lenguajes y naves espaciales

#NoDAPL Solidarity

Support the Indigenous led movement to stop the Dakota Access Pipeline

Sociología crítica

Articulos y textos para debate y análisis de la realidad social

Tras La Última Frontera

Un blog sobre literatura fantástica, ciencia ficción, mitología y juegos de rol.

Romana Insolentia

El blog donde conocer al pueblo godo y la Antigüedad Tardía desde sus orígenes hasta su final. Guerra, intriga y arqueología en Hispania tras la caída de Roma de manos de un historiador y arqueólogo amante de la Antigüedad Tardía y de los visigodos en particular.

Juegos y Dados

Juegos de tablero, cartas, rol y miniaturas

geoengineeringcrimes

Crimes Against Mother Earth

arieelvikingo

4 out of 5 dentists recommend this WordPress.com site

Adherentes Bcn

Quisieron enterrarnos, pero no sabían que somos semilla

Comitè Antiimperialista

Contra les agressions imperialistes i amb la lluita dels pobles per la seva sobirania

Soy Pública

Defendiendo la Educación Pública

The Moving Times

Diario de los movimientos sociales y las reivindicaciones políticas

Asociación hipotecados activos

Todo lo que debes saber de tu hipoteca, los bancos, el dinero y no te explican

ARQUITECTURA-G

ARQUITECTURA-G Estudio Arquitectura Barcelona

La ratera

El Bloc d'en Toni Barbarà

Plataforma Catalana Marxa a Brussel·les 2015

No a l'Europa del capital, per una Unió dels pobles democràtica, social, ambiental , solidària, igualitària: EUROMARXES 2015

Atila Weblog

Just another WordPress.com weblog

Salud y Bienestar

En éste blog encontrareis información referida a salud y bienestar en general.

Ciencia Histórica

Un blog de Jesús G. Barcala

Información por la Verdad

Buscadores de la Verdad en Vallecas informando desde el cariño.

PTYAL

Pedagogía Terapéutica y Audición y Lenguaje

Tomos y Grapas

Tu programa de Cómics

Ferro Veritas

Esgrima Antigua y Recreación

ALC Stronghold

¡Hazlo épico!

Por Otro Mundo

Somos Más

Ciencia Histórica

Un blog de Jesús G. Barcala

Los Templarios y su época (1095-1314)

“Non nobis Domine non nobis sed Nomini Tuo da gloriam”

#elmonlocaldiuprou

Web per denunciar la reforma local de l'Estat

el Club dels Llops

quatre nens es perden pel bosc, on viuran l'aventura de la seva vida!

Un escriptor als núvols

La botiga de les fantasies versemblants

verba volant, scripta manent

De la edición en papel a la edición integral

Espiral associacio de creadors/es

Associació de creadors i creadores

Donbass Resisteix

Bloc de l'Assemblea de Suport a les Repúbliques Populars de Donetsk i Lugansk

Tinta Roja

Fira de l'edició independent i del llibre polític

A %d blogueros les gusta esto: