Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 17 septiembre 2018

(viene de…)

Sí. Ciertamente nunca es tarde para comenzar de nuevo. Lo que sucede es que a lo único que comienzo es a caminar en círculos, y aun creyendo a pies juntillas en la premisa anterior, es seguro que mi fecha de caducidad ya debe haber pasado, y con creces…

Pues sí. Estas fueron las reflexiones que me asaltaron aquel día al despertar, mientras el sol entraba en la habitación espaciosa y aireada que Ferran (bendito sea él y la fortuna que me lo había traído en el momento en el que más lo necesitaba) me había asignado, desde mi confortable cama sembrada de almohadas. Bueno, pensé también al final, recordando los sucesos de la noche pasada, en realidad podría haber sido peor. Pero ¿por qué eso no me consolaba?

Sin embargo, estaba tan concentrada en mis pensamientos que no había advertido un detalle en cualquier otra circunstancia no se me habría escapado. Y se trataba de que no estaba sola en aquella estancia; bien al contrario, la estaba compartiendo con un desconocido. Pegué un respingo, aunque me controlé casi de inmediato, por una parte porque no convenía que la persona que había irrumpido de aquella manera en mi intimidad creyera que le temía y, por la otra, porque realmente nada en aquella figura me parecía peligroso. Se trataba de lo que a todas luces parecía un caballero, aunque su ropa adolecía de un buen corte y un mejor tejido y había pasado ya por demasiadas aventuras. Le calculé apenas un par o tres de años menos que yo, y era alto y delgado, aunque fuerte, de piel excesivamente blanca que contrastaba con sus negros ropajes, a juego, eso sí, de su cabello y sus ojos. Su persona no me pareció nada atrayente, pero tampoco podía decir que me desagradara de un modo especial, aunque me miraba de una forma, más que severa, aviesa. Me enfrenté a él.

-¿Es costumbre en este lugar que los hombres invadan de esta manera la habitación de mujeres desconocidas? Porque, si es así, te has topado con la horma de tu zapato. Nos vamos a divertir, y no de la manera que imaginarías. Pero ¿quién demonios eres y qué se supone que estás haciendo aquí?

Él no pareció ofenderse por mis palabras; bien al contrario, su rostro adquirió un aire ligeramente contrito. Avanzó un paso hacia mí y, cruzando suavemente los brazos y bajando levemente la cabeza, me contestó con tono respetuoso.

-No era mi intención molestarte. Sólo esperaba que te despertaras para hablar contigo. Soy el jefe de la guardia del gobernador y yo y mis hombres nos ocupamos de mantener el orden y llevar a los que no lo respetan ante él.

Yo ya sabía algo de la organización administrativa mameluca, y no me sorprendió el cargo que ostentaba. Lo que me extrañó fue otra cosa: su ropa, que le evidenciaba como latino. Y su acento.

-¿Un catalán a las órdenes del gobernador de Jerusalén?

-Me convertí al islam hace mucho. Y a Alá no le importa que yo naciera en Barcelona.

No dudaba de que a Alá no le importara su procedencia; para Él, como para el resto de los dioses (y de los youtubers), cuantos más suscriptores tuviera, mejor. Era a mí a quien nada de aquello le daba buena espina.

-Curioso. El hombre de confianza del gobernador es un extranjero y un cristiano converso. Vaya. Por aquí sois más abiertos de lo que yo creía,

Él emitió un discreto bufido.

-Ferran ya me había advertido que no eras una persona fácil.

-No, claro. Te metes en mi vida sin avisar y se supone que tengo que sonreír e invitarte a una vasito del vino del bueno. Vamos, anda…

-Vengo a interrogarte por lo que pasó anoche -me interrumpió sin ningún remordimiento. Pero yo, después de que por fin desvelara el motivo de su presencia en mi habitación (también es verdad que antes no le había dejado hacerlo), tuve una idea. Una idea que aclararía todas las sospechas que su súbita presencia me había hecho concitar, aparte de proporcionar otro tipo de alivio a mi situación. Así que adopté una expresión sorprendida que evolucionó a otra grave y respetuosa.

-En mi país un hecho como el que me ocurrió sólo habría suscitado burlas por parte de los representantes de la justicia. Además, normalmente la víctima es acusada e incluso castigada mientras los culpables quedan impunes -os suena, lectores del siglo XXI, ¿verdad?-. Veo que los mahometanos que oí alardeaban de respetar a las mujeres mucho más que el bárbaro pueblo nórdico y occidental no iban tan errados…

Logré desconcertarle. Evidentemente no esperaba aquella reacción de mi parte. Pero no era tan ingenuo para creer que fuera sincera; se quedó en silencio, esperando mi siguiente movimiento.

-… y por eso estoy tan agradecida que quiero ponerte las cosas fáciles…

Por su mirada de inteligencia, yo colegí que, evidentemente, ambos sabíamos, y ambos sabíamos que el otro también sabía, que si mi intento de agresión no hubiera sido perpetrado por latinos la historia hubiera sido muy diferente. Pero todos sabemos que, por desgracia, la gravedad de un hecho delictivo, y aunque las leyes afirmen lo contrario, es inversamente proporcional al poder político o económico que ostente el delincuente, o directamente proporcional al interés estratégico que el poder imperante pueda tener en minimizarlo o maximizarlo. (Y esto también os sonará, lectores del siglo XXI). Yo proseguí.

-…así que no te ayudaré a encontrar a esos villanos, no. Mucho mejor. Te llevaré ante ellos.

Él enarcó las cejas durante un segundo, y al gesto lo sustituyó de inmediato un suspiro resignado. Yo había llevado las cosas a un punto en que él no podría negarse sin bajar del pedestal al que le había aupado, y desde luego yo sabía que no lo haría.

__________________________________________________________________

-¿Son ellos? –me soltó con brusquedad Roger.

No había sido tan difícil. Se trataba de buscar la taberna más cercana al lugar donde me habían cercado, dado que en el estado en que se hallaban difícilmente hubieran podido llegar desde mucho más lejos. Tras aquello, y con la ayuda de unas monedas, logramos que un parroquiano reaccionara a la descripción que le hicimos de ellos y nos confirmara que eran habituales; después, sólo hacía falta esperar. Ni la primera ni la segunda noche tuvimos suerte: me imaginé que estarían dejando pasar unas jornadas prudenciales antes de retomar su vida normal, pero no eran tan avispados como para pensar que lo más sensato habría sido no volver a aparecer por el lugar (aparte de que, también es verdad, no tenían ningún motivo para suponer que les estábamos buscando); y la tercera, por fin, nuestra paciencia había obtenido recompensa. Yo asentí.

-¿Estás segura?

Nos habíamos cobijado bajo una especie de soportal, para ver entrar a los clientes de la taberna. Y allí estaban, con una pinta tan indigna como la primera vez que les vi, y con toda las trazas de llevar ya entre pecho y espalda un 90% de todo el vino de Jerusalén; en aquel momento iban a por el 10% restante. Esta vez sin la compañía de Gauthier (que estaría tirado en estado de coma etílico en cualquier rincón), no parecían muy compungidos por su derrota de, ni siquiera teniendo en cuenta las diferentes formas existentes de manifestar la vergüenza; tampoco esperaba otra cosa, en realidad.

-Sin ningún género de dudas. No olvidaré fácilmente su aspecto de haber chapoteado durante años en el cenagal del vicio más infame. Y no creas que quien te habla es ninguna puritana: sencillamente me respeto lo suficiente para no caer en según qué excesos, lo que, por otra parte, no sería muy aconsejable dada mi profesión. Y además me lavo, lo que no es poca cosa. Bien, ¿les prendemos ya?

El funcionario me ojeó de arriba abajo con expresión de incredulidad.

-No sé a qué te refieres –me contestó, mesurado y correcto, como parecía ser habitual en él-. Como es natural, iremos a buscar refuerzos, y entonces los atraparemos. Mejor dicho, los atraparé. Entiendo tu ira hacia ellos, pero está claro que no vas a participar en su detención.

Yo le miré con ironía y solté una risita.

-Roger, por favor… ambos sabemos que si hubieras tenido hombres disponibles ya los habrías traído. ¿Crees, acaso, que desconozco, que todos los efectivos de la ciudad… están demasiado… como lo diría… ocupados? -me lanzó una mirada incrédula-. Seguramente, tu gobernador, desde su Torre de David, se limitará a utilizar a estos tipos como ejemplo para atizar el fervor guerrero de tus conciudadanos contra los infieles -ahí me miró dubitativo. Sus sospechas de que yo sabía demasiado se acrecentaban a toda prisa-. Y yo no puedo arriesgarme a que vuestras estrategias militares se prolonguen hasta el infinito y me priven de mi justa venganza. Adelante: somos dos, enteros y en forma, y ellos cuatro pero tan borrachos que apenas se tienen en pie. Te puedo prometer que he estado en peleas más desiguales. Vamos, catalán, no encontrarás una ayuda mejor yo de mucho tiempo. Porque no creo que lo que te suceda es que tengas miedo -fingí incredulidad.

Roger suspiró, armándose de paciencia para rebatirme, mientras me echaba otra ojeada evaluativa: yo era la mitad de alta que él y bastante menos corpulenta, eso sin que se tratara de ningún Hércules. Y aunque Ferran le había repetido que se las estaba viendo con una profesional, no podía creérselo. Negó con la cabeza.

-No tengo miedo por mí, pero desde luego que no voy a ponerte en peligro. Nos vamos –dijo, agarrándome de la muñeca para arrastrarme tras de sí, y luego soltándome enseguida, como si creyera haberse tomado demasiadas libertades. Yo le envié una mirada llameante de ira. Y después, sin que él pudiera hacer otra cosa, que lanzarse detrás de mí, eché a correr hacia la taberna.

No sé lo que habría sucedido de haber llegado yo a entrar allí: era un territorio hostil para cualquier buen ciudadano de Jerusalén, y también para todos los que, aun viniendo de lejos, no deseábamos atentar contra la paz de aquel pueblo. La taberna estaba llena de expatriados resentidos, restos de la última cruzada que no habían tenido valor de volver a sus casas después de gastarse todo el botín de guerra en vino y prostitutas y que culpaban de ello a los musulmanes y al universo en pleno, soldados cuyo ardor militar había sido sustituido en su sangre por miles de azumbres de alcohol. Pero, afortunadamente, no fue necesario: tal vez por pura casualidad, o por la advertencia de alguien de que los habíamos estado buscando (habíamos untado sustanciosamente a todos nuestros informantes a cuenta de las arcas jerosolimitanas para que no hablaran de nuestro interés por los cuatro supervivientes, pero bueno, ya se sabe), los vimos salir de la taberna con algo de premura, ya que en su estado no podían hacer gala de mucha más. Y aquel fue mi momento. Salí de la seguridad de la noche y me coloqué bajo el área de influencia del hachón que iluminaba la plaza. Les sonreí con sorna. Extrañamente, a pesar del pedal que llevaban, tardaron muy poco en recordarme. Y es que no me gusta presumir, pero los viajes que pego son legendarios.

-¡Vaya! Pero ¿no es la…?

Mi sonrisa ganó en intensidad, en cruel sarcasmo. Mi espada brilló a la luz de la luna.

Y, naturalmente, Roger no tuvo otro remedio que apoyarme.

__________________________________________________________________

No puedo decir que se tratara de una lucha épica, a pesar del escaso equilibrio numérico entre bandos. Nuestros contrincantes estaban tan perjudicados por la bebida que sus puntos de habilidad y resistencia habían descendido hasta límites de novatos. Pero, sorprendentemente, descubrimos que aquellos deshechos humanos, en algún momento, habían sido guerreros experimentados y no totalmente cobardes y, cercados por la desesperación, recordaron momentos singulares de la caída de Acre, donde al parecer, tal como supimos después, los cuatro habían estado presentes (junto con una servidora, por desgracia, aunque, eso sí, al menos nuestros caminos no habían confluido). No es fácil defenderse de dos enemigos a la vez si uno de ellos no se pone a hacer cola, como se ve en las películas, pero yo saqué mis dos espadas e intenté combinar con ellas defensa y ataque frente a los demasiado precisos y contundentes envites de los dos penosos representantes de la latinidad, teniendo en cuenta su estado. Me puse lo suficientemente cerca de la pared de la taberna para evitar que uno de ellos pudiera colárseme por detrás, y lo suficientemente lejos para no acorralarme yo misma, y multipliqué por mil mis reflejos. Los tres días de estancia en la casa de Ferran, rodeada de comodidad, sabrosa gastronomía oriental y otras atenciones (que no voy a detallar por el momento) habían hecho milagros conmigo, pero después de un buen rato de intercambiar estocadas, la excelente, debo reconocerlo, sincronización que había entre los dos (era evidente que habían luchado juntos muchos años), no me permitió hacer mis trucos habituales de esquivar y atacar, aprovechando la fuerza de mis oponentes (y las imprudencias que solían cometer pensando que sería fácil vencer a una débil mujer) contra ellos. Además, aquellos dos me conocían, y en el escaso lapso de tiempo de nuestro primer encuentro parecían haber aprendido demasiado bien cuál era mi manera de luchar, y aunque sus mandobles eran tremendamente fuertes, en ningún momento descuidaban la defensa, por lo que yo tenía que esforzarme en defenderme sin avanzar más de la cuenta y acabar cayendo en la trampa de la cual me consideraba maestra. Así es que di un paso atrás, respiré hondo, e intenté moverme todo lo que permitieron, haciendo valer mi agilidad contra su destreza, y limitándome a defenderme más que atacar, hasta conseguir agotarlos, trasladando, además, el esfuerzo de mis brazos a mis piernas. Por el rabillo del ojo, vi que Roger estaba teniendo similares dificultades, y durante un segundo lamenté haberle arrastrado a aquella historia. Pero los hijos de puta seguían arremetiendo contra mí, y en algún momento temí que sólo un milagro podría hacer que yo saliera viva de la aventura.

Y sin embargo, el milagro no se produjo.

Se produjo algo muy diferente. Algo completamente humano, aunque hablar así pueda significar blasfemia (que me detengan, pues). Mi mente repasaba, como si se presintiera vivir sus últimos días sobre la tierra, los más recientes años de mi vida, justamente desde San Juan de Acre. Todos los amigos muertos, todas las traiciones, todas las injusticias. Aquel repetido constatar de que el mundo funciona al revés de cómo debería, y cómo es la maldad la que es premiada mientras es castigada la bondad, sin que podamos tener la esperanza de que. Algún día, en algún mundo posible, en algún paraíso soñado, el hecho se revierta. Pensé en Isabel, que seguramente debería andar por aquellas cortes hispánicas del diablo tramando planes maléficos contra los templarios, y cómo yo ya ni podía ni quería evitar que aquellas artimañas se concretaran; porque ella se equivocaba al creer ser la víctima de los Pobres Caballeros de Cristo, cuando en realidad la gran damnificada por ellos era yo. Todos esos conceptos se mezclaron antes mis ojos con la sangre que brotaba de mis numerosas, aunque leves, heridas, y de las de ellos, y de pronto comprendí que tenían que pagar por todas las masacres, por todas las traiciones, por todas las mujeres que tenían ante sí un largo futuro de ser tratadas como objetos de secunda, valoradas solo por su belleza, y utilizadas impunemente. Y lo hice. Lo hice. Corrí. Me alejé de ellos. Pero no muy lejos. Llegué un momento en el que ya no pude huir más. Al menos, aparentemente.

Tenía miedo, pero sabía que era la única manera: ya había empleado aquel truco en nuestro primer combate, pero me decidí a poner a prueba la inteligencia del grupo, que imaginaba bien escasa. Aparentemente desfallecida, me detuve en seco, con los brazos caídos, a punto de dejar caer las espadas, mirándoles con expresión de súplica en los ojos, poniéndome a su merced. Creo que nunca le agradeceré a Omar lo suficiente que me enseñara a ser buena actriz. Porque, cuando les tuve encima, sonrisas de suficiencia, convencimiento íntimo de pertenecer a una raza superior y de ser poseedores de la verdad, cargados de ese odio al diferente que tan útil es como medio de azuzar al pueblo a la guerra para ganancia de sus líderes, aún me derrumbé más sobre mí misma, y un leve pero efectivo movimiento de mis espadas, que disimuladamente había cruzado sobre mi regazo para conseguir más impulso, fue suficiente. Cuando levanté la vista, ambos habían caído, uno con un fenomenal tajo en la pantorrilla y el otro con el talón de Aquiles seccionado e inútil. No les di tiempo a levantarse sobre su única pierna sana ni a enarbolar sus espadas contra mí y les clavé las dos mías, simultáneamente, en sus fláccidos vientres. Ni siquiera sentí el pinchazo con que uno de ellos había atravesado mi hombro izquierdo antes de caer. No, no fue una lucha épica, sino sólo brutal y chapucera; pero tampoco se merecían otra cosa.

Más tarde, aquella herida me dolería horrores, pero en aquel momento no podía ocuparme de ello. Roger tenía dificultades: había acabado con uno de sus dos adversarios, pero el ver la manera en la que yo me había cargado a los míos le distrajo un momento, lo que el restante aprovechó para lanzarle una estocada al muslo. Aquello le hizo recular un instante, y vi que el otro aprovechaba para abalanzarse contra él. No había tiempo que perder. Lancé un grito lo más fuerte que pude y volé hacia él a la mayor velocidad que mis circunstancias, que no eran las más favorables, me permitían. Y antes de que tuviera tiempo de volverse completamente y apuntarme con su espada, yo le había rebanado las tripas, que cayeron al suelo antes que él, gordas como pellejos de vino bien repleto. No me di cuenta de que estaba a punto de marearme por la pérdida de sangre hasta que Roger me sujetó.

-Vamos -dijo, empujándome hacia el murete más cercano, cojeando; afortunadamente, su herida era poco más que un rasguño. Los usuarios de la taberna habían esperado justo aquel momento para salir al exterior e irrumpir en todo tipo de exclamaciones, dejando bien claro que habían estado espiando por las rendijas de la puerta, bien a salvo. Roger hizo valer su cargo y, poco a poco, se fueron dispersando, mientras él intentaba cortarme la hemorragia con un jirón arrancado de sus pocos elegantes ropajes, cosa que me habría hecho temer el coger la septicemia de haberme acordado yo en aquel momento de que tal cosa existía-. No es un corte profundo, pero ha sangrado mucho. Ahora ya está -me miró, con algo de preocupación, al acabar el torniquete-. Si puedes andar apoyándote en mí, iremos a buscar al médico. Ferran conoce al mejor de la ciudad. Venga, sé donde encontrarle.

Yo asentí. Sentía aquel curioso y conocido vacío que me acometía cuando había acabado con un misión que yo creía necesaria, como si nada fuera suficiente o todo fuera inútil. Permanecí en silencio mientras caminábamos, ofreciendo una más real imagen de borrachos que los desgraciados a los que acabábamos de facilitar el salvoconducto a la otra esfera. Él, tras unos minutos, habló.

-No he visto a nadie luchar como tú. A nadie –parecía realmente asombrado.

Yo meneé la cabeza.

-No soy tan buena como parezco. He aprendido a emplear la fuerza de mis agresores en mi provecho, y hasta mi propia debilidad. Además, la ira me ayuda. Sé controlarla y lograr que sea mi aliada, y no mi enemiga. Y realmente tengo muchas razones para estar rabiosa -hice una pausa-. Además, si te parezco tan hábil es porque no esperas que una mujer lo que sea, ni siquiera mínimamente.

Él también hizo un gesto de negación.

-No. No creo que sea por eso. O al menos no totalmente por eso.

-Bueno… hay pocas cosas que sé hacer bien. Quizá ninguna. Excepto ésta. Se puede decir que no he hecho mucho más en toda mi vida.

-He de reconocer que aún estoy impresionado.

-¿Me contratarás, entonces?

Se detuvo en seco.

-¿Éste era el objetivo? Pensaba que solamente buscabas aliados para tu venganza.

-Y para ayudar a limpiar Jerusalén de escoria, no te olvides… Bueno, digamos que ambos propósitos son compatibles… Sé que Ferran te ha hablado de mí y que tú no estabas en absoluto convencido. Necesitaba demostrarte de lo que soy capaz.

Roger seguía mirándome, sin responder.

-Sé lo que tramáis -continué yo-. Me necesitas.

-¿Qué sabes? ¿Y cómo lo has sabido?

-Lo que se avecina. Tengo ojos y oídos.

Él dudó.

-Eres cristiana -adujo él.

-También tú lo eras. Hasta Ferran lo era. Eso demuestra que ser cristiano no es una marca que tengas que llevar de por vida. Y yo ya me he deshecho de ella: sin haberme convertido al islam, desde hace tiempo puedo decir que sólo soy cristiana por cultura.

-Entonces -continuó él-, ¿has tomado partido?

-Hace años que tomé partido.

La mirada de Roger era pensativa.

-Vamos. Ya queda poco -dijo al fin.

__________________________________________________________________

Entramos en la misma taberna donde había encontrado a Ferran por primera vez, en la que proliferaba la población griega y armenia con algún latino, pero que más o menos era frecuentada por todos los grupos étnicos y religiosos de la llamada ciudad santa: un lugar donde los rumores aún no habían hecho mella en la convivencia. Por el momento. El aludido estaba allí, presidiendo una mesa a la cual se sentaban individuos de todo calibre, entre los que, sin embargo, abundaban las vestiduras al estilo turco. Ahogó una exclamación al vernos entrar.

-¡Eowyn! Pero ¿qué…? Pensaba que hoy sólo ibais a investigar. ¡Dios nos ayude! -no sé a cuál de sus dioses se refería, si al nuevo o al viejo, pero no creo que ninguno de los dos se enfadara por invocar así su nombre en vano-. Vamos, Roger, ponla sobre ese banco. Hay que llamar al médico rápidamente… Hassan, encárgate tú -dijo, dirigiéndose a un jovenzuelo musulmán que le obedeció enseguida. Se inclinó hacia mí y me ayudó a sentarme-. Te pondrás bien. Es el mejor médico de la ciudad. No echarás de menos a maese Simón, te lo aseguro… Roger, será mejor que tú también te sientes. Abdul te ayudará con ese corte.

-No, si no lo echo de menos -contesté, pensando en el sanguinario, aunque efectivo, médico judío amigo de los templarios-. Y no te preocupes, estoy bien. Pero me duele. Tal vez… -adivinando mis deseos, acercó una copa de vino a mis labios-. Ahora sí que me siento perfectamente -seguí, tras un buen trago-. Como para acabar con otros dos, por lo menos.

-Tenías razón, Ferran -Roger intervino-. Es buena. Más que buena. Me ha sorprendido.

-Te lo dije. Es la mejor -me miró con afecto. Desde su súbita conversación al islam, cosa de la que me había enterado poco después de pasar la primera noche en su casa, Ferran se mostraba conmigo mucho menos expansivo que de ordinario. Pensé (no sabía mucho al respecto) que debía tratarse de la moral sexual musulmana. Claro que eso no le había impedido visitarme las dos últimas noches con nocturnidad y alevosía, aunque tampoco se puede decir que yo le hubiera cerrado las puertas, precisamente. No era un tema que me obsesionara, ni mucho menos, pero a veces me preguntaba qué buscaba Ferran en nuestros ocasionales encuentros. Dados algunos hechos de su biografía (como su prolongada relación con Omar, por ejemplo), era extraño que quisiera tener tratos con alguien como yo. Pero tal vez, sencillamente, buscaba en mí lo mismo que yo en él: ni más ni menos, vivir.

-Y asegura que está con nosotros.

-Nunca tuve ninguna duda.

-Y que lo sabe todo.

Aquí, Ferran me miró como si me viera por primera vez.

-No es tan difícil hacerse una idea de lo que está pasando aquí -expliqué-. No soy tonta, y sabes que tengo muy buena mano con la servidumbre, entre otras cosas porque sé muy bien que soy igual que ellos y no quiero olvidarlo. Casi todos los hombres de Roger andan desperdigados por toda la ciudad buscando posibles espías cruzados. Y el resto, hacen de espías a su vez, pero entre los cristianos, e incluso fuera de los muros. Los negocios que te han llevado hasta aquí -ahora miré a Ferran de hito en hito- son en realidad ayudar a defender la ciudad. Hace tiempo que sospecho que tienes experiencia militar, que has sido educado como un caballero, a pesar de que en un momento dado decidieras unirte a Omar y vivir del mester de juglaría. También sé que él no se halla ahora contigo porque está intentando recabar refuerzos, sí, lo he averiguado no obstante todas tus evasivas e incluso mentiras al respecto.

Tanto mi antiguo amigo como mi nuevo aliado me miraron algo confundidos, sin afirmar ni negar nada. Continué, preguntando directamente a Roger:

-¿Qué sabemos, entonces?

No le quedó más remedio que contestarme.

-Un ejército se dirige hacia nosotros. Unos 3.000 hombres. No creo que estén a más de tres o cuatro días de camino. La buena noticia es que parece ser que son templarios, exclusivamente, lo que quiere decir que ningún reino les ha ayudado con efectivos, aunque tal vez sí con dinero y suministros. Durante un tiempo, temimos que se hubieran aliado con el Gran Khan, pero no hay constancia de eso. La mala es que hay contingentes de soldados de todos los países, y entre ellos, un gran número de nuestros paisanos.

Me crucé de brazos.

– Bernard nunca os ocultó los propósitos de la orden -añadí, con tristeza a mi pesar, pues recordé el tiempo en que todos nosotros fuimos un grupo compacto, con una misión común-, pero vosotros nunca le tomasteis en serio. Hasta que algo os hizo daros cuenta de que no hablaba en vano. Y entonces, Omar fue atacado por la enfermedad del islam más riguroso, que ya debía de estar latente en su alma. Y a ti, no sé exactamente cómo ni por qué, también te convenció… Pero lo importante es: ¿qué pensáis hace ahora?

-Preparar las defensas, lo que ya se está haciendo. Y asegurarnos la lealtad de todos los cristianos y los judíos. Vivimos en una ciudad con muchas banderas, y ahora las necesitamos todas unidas, fieles a nuestra causa.

Yo me quedé callada. Reflexionaba en las consecuencias de todo aquello. Me acometió una nueva oleada de olor y Ferran, viéndome apretar los dientes y cerrar los ojos, volvió a darme vino. Roger terció:

-¿Quién es ese Bernard?

Ferran y yo nos miramos.

-Es difícil de explicar -acabé contestando yo. No estaba muy segura de que fuera buena idea definir la exacta posición de mi antiguo compañero de fatigas en la Orden ante Roger-. Pero, para abreviar, hazte a la idea de que él va a secundar sin ningún tipo de vacilación todo lo que diga el Maestre Jacques.

-Y le conocéis bien -añadió.

-Sobre todo ella -me señaló Ferran, con un brillo de acero en los ojos.

-¿Y eso va a suponer un problema? -igual de dura fue la mirada que me dirigió Roger.

-Ya no. Todo lo contrario.

El negro caballero puso los brazos en jarras.

-No voy a preguntarte nada más por el momento. Confío en ti, sobre todo porque confío en Ferran. Pero espero que algún día me expliques el resto de la historia.

Yo asentí. Un viejo de pequeña estatura, algo encorvado y de mirada amable, entró cargado con un gran bolso de cuero. Ahora me iba a tocar sufrir.

-Por si este matasanos es tan salvaje como nuestro querido maese Simón y pierdo el conocimiento -me vi obligada a puntualizar- quiero que quede clara una cosa: sí, esta es la ciudad de las banderas, pero yo no lucho por ninguna bandera ni por ninguna religión: yo lucho por las gentes que están conmigo. Y ahora estoy aquí. Y vosotros sois mi gente. Por eso voy a luchar a vuestro lado. Sí, hace años que tomé partido. Por las personas.

(continuará…).
Anuncios

Read Full Post »

En un rincón del alma

Un lugar donde expresar los sentimientos más profundos de mi propio corazón.

Alejandro Huerta

blog de un nihilista

La hoguera de los libros

Bitácora para gente que va leyendo a trabajar

Los Libros de "Andrea Golden"

Aventuras y desventuras de una escritora "Independiente"

#afinidadviajera

La única web para viajeros adictos.

franciscojaviertostado.wordpress.com/

franciscojaviertostado.com Historia, medicina y otras artes...

Fábulas estelares

De lecturas, lenguajes y naves espaciales

Sociología crítica

Articulos y textos para debate y análisis de la realidad social

Tras La Última Frontera

Un blog sobre literatura fantástica, ciencia ficción, mitología y juegos de rol.

Romana Insolentia

El blog donde navegar por la Antigüedad Tardía desde sus orígenes hasta la Edad Media. Guerra, intriga y arqueología en la Península Ibérica tras la caída de Roma de manos de un historiador y arqueólogo amante de la Antigüedad Tardía y de los visigodos en particular.

Juegos y Dados

Juegos de tablero, cartas, rol y miniaturas

arieelvikingo

4 out of 5 dentists recommend this WordPress.com site

Adherentes Bcn

Quisieron enterrarnos, pero no sabían que somos semilla

Comitè Antiimperialista

Contra les agressions imperialistes i amb la lluita dels pobles per la seva sobirania

Soy Pública

Defendiendo la Educación Pública

The Moving Times

Diario de los movimientos sociales y las reivindicaciones políticas

Asociación hipotecados activos

Todo lo que debes saber de tu hipoteca, los bancos, el dinero y no te explican

ARQUITECTURA-G

ARQUITECTURA-G Estudio Arquitectura Barcelona

La ratera

El Bloc d'en Toni Barbarà

Información por la Verdad

Buscadores de la Verdad en Vallecas informando desde el cariño.

PTYAL~Gema Noreña

ACTUALIZADO 2019 ~ Pedagogía Terapéutica y Audición y Lenguaje

Ferro Veritas

Esgrima Antigua y Recreación

Por Otro Mundo

Somos Más

Los Templarios y su época (1095-1314)

“Non nobis Domine non nobis sed Nomini Tuo da gloriam”

#elmonlocaldiuprou

Web per denunciar la reforma local de l'Estat

el Club dels Llops

quatre nens es perden pel bosc, on viuran l'aventura de la seva vida!

Un escriptor als núvols

La botiga de les fantasies versemblants

verba volant, scripta manent

De la edición en papel a la edición integral

Espiral associacio de creadors/es

Associació de creadors i creadores

Tinta Roja

Fira de l'edició independent i del llibre polític

A la puerta del sueño

O cómo ser periodista en el siglo XXI y no morir en el intento

Unitat Maresme

Unitat contra el feixisme i el racisme

gazeitunas

Desde la Franja de Gaza

Slowing Catalunya

la primera guia de turisme slow online del país

A %d blogueros les gusta esto: