Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Rajoy’

Quería compartir con vosotros lo último que escribí en redes sociales sobre el momento histórico que se está viviendo en Cataluña, mi tierra. Espero que os resulte agradable de leer y, enventualmente, útil: esa es la idea.

Por cierto… tengo ganas de dejarme de momentos históricos y volver a escribir ficción, que es más real que la realidad misma, y no sólo porque es mucho más coherente. Espero poder hacerlo en breve, pues lo único que me falta es tiempo. Y tranquilidad.

30 de septiembre

Tienen el mismo aspecto, sí. Pero ya son los mismos. Mis amigos, mi familia, mis compañeros… Ya no les reconozco. Hoy se llevan a los niños a pasar la noche en los colegios, esos niños a los que antes cuidaban como si nunca los pensaran emplear como escudos humanos, y sé que pronto me señalarán con el dedo mientras emiten un grito infrahumano al mirarme. Ya están aquiiiiiiiiiiiií!

1 de octubre

Estoy pensando en si ir a votar al final hoy. No creo en este referéndum, ni en la manera como ha sido ideado, ni en cómo se ha desarrollado ni en lo que significa en realidad. Pero tampoco estoy de acuerdo en que se deba organizar tal rebombori por el hecho de depositar una papeleta en una urna y sé que, piense yo lo que piense, sus resultados se van a utilizar. Así que tal vez no sería mala idea hacer constar mi mínima aportación divergente a lo que parece ser un pensamiento único e incuestionable. Mi NO no sería un sí a España tal como está constituida, sino sólo a la Cataluña que nos quieren vender y que no siento que sea la mía. Mi NO es un SÍ a una Catalunya y a una España nuevas, libres realmente, libres de desigualdad, de imposiciones y de manipulación, libres de corruptos, libres de ese franquismo que nunca se fue y está presente en múltiples y desconocidas formas, a un lado y otro del Ebro. Y una puerta abierta a la posibilidad de elegir muchas cosas, de muy diversa índole. Es una utopía, lo sé. Empiezo a caminar.

Entre zombies y locos violentos de la Estación Término, esto no tiene futuro. Siento que todo se acaba aquí.

Gent de Catalunya, no es España. Es el PP (y todo lo que le rodea). Por favor, no perdáis de vista al enemigo.

Rebelión contra este Gobierno que nos está llevando a la ruina. Mañana toda España debería estar a las puertas del Parlamento, pidiendo pacíficamente que se vayan ya. Españoles, catalanes, vuestros enemigos están arriba, no al lado. Por muy cerriles que os pongáis unos y otros.

Me voy a votar. Que les den a todos.

Qué gran tristeza. La estupidez y el fascismo del PP y sus cómplices (aunque a veces pienso que son menos tontos de lo que aparentan, pero que su nivel de perversidad es tal que lo confundimos con idiotez) se ha enfrentado de la peor manera a lo que sin probablemente no hab´ria pasado de ser un pulso de la Generalitat (que se les ha ido de las manos). Tenían que haber negociado, dejar claro a la opinión pública que los contendientes se cerraban en banda si eso hubiera pasado, y después tomar medidas para implementar todas las garantías en el referéndum y hacer campaña por el NO (esa campaña inexistente). La izquierda española y catalna tampoco ha estado a la altura, pues podía haber presionado hasta la extenuación para cambiar las reglas de este referéndum. Y ahora, todos estos heridos claman justicia (como la clamaron las víctimas de los Mossos en los tiempos de 15M), nos han dividido por causas que no deberían de dividirnos, y han abiertoal una herida difícil de sanar. Què gran tristeza y qué gran odio hacia los que están arriba, a un lado y otro, nuestros únicos enemigos. Empecemos desde cero, camaradas, compañeros, hermanas. Derroquemos a este gobierno, creemos un nuevo campo de juego en el que las reglas serán justas porque las habremos escrito nosotras. Y dialoguemos, dialoguemos, dialoguemos. Tiendo aquí mi mano a todos los y las españoles y catalanes de bien que se dejen llevar por la solidaridad y no por el desprecio hacia el otro. Construyamos juntos algo nuevo. Hemos demostrado que podemos salir a la calle. Ya no la abandonemos.

2 de octubre

Muy bien la huelga de mañana, pero… ¿por qué no se convocó antes? Hemos perdido todos los derechos que había que perder, y algunos más, hemos sufrido represiones y golpes y pérdidas de ojos, a los estudiantes nos metieron Bolonia por el culo (una de las razones por las que ahora muchos de nostros no podemos permitirnos estudiar) y… nada. Que alguien me lo explique, por favor.

3 de octubre

Los Mossos hicieron en el 15M, las huelgas generales del principios de esta década, las manis antiBolonia y el multireferèndum (ya, ya sé que nadie se acuerda) lo mismo que hicieron el domingo: cumplir órdenes. Al igual que picoletos y maderos. Que las órdenes sean distintas según el cuerpo y la ocasión histórica no les hace diferentes.

6 de octubre

Nunca pensé que podría verme así. Es cierto que lo temía desde hace tiempo, que tal como estaban yendo las cosas el escenario era posible; pero era un temor difuso, lejano, algo de lo que se habla pero que en el fondo no se cree, no se puede, o quiere, creer. Y ahora, me veo de pronto enfrentada a un guerra probable, cuando siempre me habían enseñado que vivía en un país pacífico donde las tentaciones bélicas habían quedado enterradas (como los muertos en sus fosas anónimas). Y, triste, aterrorizada, me descubro pensando que los habitantes de la antigua Yugoslavia, la víspera, quizá debieron sentirse como me siento yo.

No quiero empuñar las armas para defender unos gobiernos que no me han dado nada, excepto disgustos. No quiero ver mi ciudad destruida ni a mis vecinos heridos o muertos. No quiero ver mi vida y mis proyectos aparcados durante largo tiempo, o definitivamente truncados, ni tener que correr para poner a salvo a los mío, eso si llego a tiempo. Sabéis de mis ideas, nunca las he ocultado. Pero en esto momento lo principal, lo único, es reclamar la PAZ.

9 de octubre

Qué ganas de odiar y de despreciar al diferente… qué ganas de crear fronteras, no sólo entre países, sino entre personas. Y qué pocas ganas de defender la justicia y al igualdad. Parece que sólo sabemos luchar por aquello que, justo o no justo, nos deje en una posición mejor entre todos los demás seres humanos, igual que queremos tener el coche más grande y la tele más guay que el vecino. Egoísmo. Estupidez. Se nos está quemando el culo y seguimos atizando el fuego.

Independencia de Cataluña: dos naciones y un tiempo para la paz

Que la manifestación del 7O era más facha que los calzoncillos de Franco, es incuestionable.

Que mucha gente que no lo es ni por asomo fue a esa manifestación con el deseo de manifestar su doble sentimiento de catalanes y españoles (dos nacionalidades de las que yo no me siento en absoluto orgullosa, pero que son las que me tocao), sin saber muy bien quién la convocaba o pensando que, en el momento en que nos hallamos, una alianza con la extrema derecha es un mal menor fácilmente subsanable en el futuro, también lo es.

Que somos todos unos incultos que valoramos la incultura por encima de todas las cosas, y que no nos enteramos cuando uno nos vende una España heroica, y otro se inventa unas hazañas de la nación catalana que sólo existen en sus deseos más íntimo, es verdad de la buena, por mucho que pueda dolernos… Que la locura nacionalista retroalimenta a su contrincante, y si no entramos en razón esto va a dar un pet com una gla… casi podría jurarlo sobre la Biblia

En resumen: nos hemos vuelto locos, y la cosa no mejora. Estamos imbuidos de espíritus patrióticos varios, que si yo soy español, español, español, que si jo sóc català i ves-te’n de la meva terra, o que si L’Hospitalet de Llobregat es la mejor ciudad del mundo. Y no nos damos cuenta que aquí sólo hay dos naciones, aquí y en las Quimbambas: la de los favorecidos por la Fortuna, y la de los pringadillos, como soy yo y creo que la mayoría de los (pocos) que me leéis. La lucha de clases es un cadáver que goza de excelente salud, como decía Vázquez Montalbán. Y en esta guerra que se prolonga desde que algún listillo inventó la propiedad privada, ni los españoles ni los catalales estamos preparados para ganarla. Llevamos 80 años de retraso, y tenemos muy pocas excusas. Sí, ya sé que suena a tópico.

Quiero creer que vendrán tiempos mejores, sobre todo si os dejáis de pamplinas y ayudáis a construirlos entre todos. Ya habrá momentos para luchar por lo que nos ha colocado desde hace tiempo, no a la cola de Europa en todo lo positivo, sino del mundo. Ya vendrá el momento de que nos sacudamos el polvo de un guerra que quedó 80 años atrás en el tiempo, y de un franquismo que se supone (¿?) que pasó a mejor vida hace 40, pero que siguen vivos en nuestro ADN (incluso en los que han nacido hace muy poco), marcándonos a fuego en la piel la cobardía ante la confrontación, la pereza intelectual, el complejo de inferioridad sin deseos de mejora, el victimismo… Las fosas se abrirán, la ciencia y la cultura reinarán, la justicia, la igualdad y la solidaridad se implantarán… podemos hacerlo.

No queramos arreglar hoy lo que llevamos 80 años obviando. No nos pongamos estupendos. Yo quiero la República Socialista de los Pueblos Ibéricos, tú quieres una Catalunya independent, todos queremos (o deberíamos querer) esa utopía a la que me he referido en el paso anterior. Y, sobre todo, todos queremos la paz. No nos podemos permitir otra guerra sangrante que nos deje otros 80 años criando malvas físicas e intelectuales cuando aún no se han curado las heridas de la primera. Cuando ningún Franco ha dado ningún golpe de Estado, excepto en la imaginación de algunos.

Hoy es tiempo para la sensatez. Para la fraternidad. Para la PAZ. Démosles estos tres conceptos a los que quieren pescar en nuestro río revuelto. Luchemos los de abajo contra los de arriba con la única arma que no se imaginarían nunca. Y venzamos, venzamos sobre un, si no, previsible charco estancado de materia en descomposición.

10 de octubre

Cuántas muertes vale una bandera? Porque de seguir así vais a tener unas cuantas. Catalans, catalanes, prepareu-vos per a la guerra.

Y por qué no intentamos ver las provocaciones como obra de una minoría descerebrada? Por qué tenemos que buscar ahora culpables para todas las agresiones reales o ficticias que nos han hecho desde que nacimos? Por qué no pensamos para variar en todos esos inocentes que no se merecen que dispongamos así de su futuro, de su vida? Vale, los fachas españolistas son unos cabrones y a los indepes se les ha ido la castaña. Pero ni contra unos ni contra otros merece la pena odiar, morir, matar…

Eslovenia no puede ser referente. Primero, porque las cosas no ocurrieron ni de lejos como nos las están relatando (algunos deberíamos dignarnos de vez en cuando a perder un poco de tiempo en informarnos en lugar de tragarnos todo lo que nos venden). Segundo, porque los 10 o 15 muertos que se produjeron en el conflicto subsiguiente a mí me sobran. Un muerto sólo ya me sobraría.

A ver si esto, en lugar de Eslovenia, lo que se va a convertir es en Bosnia…

Yo, realmente, siempre había pensado que el 1O tenía más como objetivo presionar al Gobierno para conseguir prebendas de diversos tipos (no voy a detallar ahora) que declarar la independencia. Pero también acabé dándome cuenta de que la Generalitat había creado un monstruo que al final se les había ido de las manos. Al final, ha prevalecido la sensatez… o las empresas fugitivas… o la perspectiva de los barrotes de la cárcel. Es igual. Ahora hay camino para el entendimiento y el diálogo, así que no diré que no hacía falta hacer tanto ruido para tan pocas nueces, o lo de la puta y la Ramoneta. Mi deseo es que no se llegara a un conflicto que podría llevarnos a un callejón sin salida, y las palabras del Presi (o las no palabras) alejan, al menos un poco, esa posibilidad. Me alegro.

Ahora nos enfrentamos a diversos desafíos: primero, conseguir que nuestros dirigentes hablen, y si no hablan cambiarlos por otros (o hacerlo aunque hablen; no olvidemos quiénes son y qué es lo que han hecho). Segundo: que los medios de comunicación y los creadores de opinión de un lado y otro dejen de ser unos panfletos (lo que me a mí personalmente me hace un daño inmenso como ser humano y como periodista) y paren ya de manipular la historia (lo que como aspirante a medievalista me duele mucho más aún); así evitaríamos escenas de violencia y odio como las que hemos visto estos días. Y derivado de esto, tercero: dejar de ver a las personas que piensan diferente como enemigos. Reitero que los adversarios no están al lado, sino arriba, y el hecho de que los pobres nos peleemos por ideas que muchas veces nos han inculcado por conveniencia es absurdo. Es legítimo que deseemos un estatus diferente para el lugar que consideramos nuestro país; no lo es sentir superioridad u odio hacia aquel con quien tenemos más en común que diferencias.

Y, para acabar, que cualquier decisión que se tome sea completamente consensuada, bajo parámetros totalmente imparciales y con todas las garantías, y… y que ya que decidimos algo, decidamos mucho más. Ha llegado la hora de un cambio de tortilla importante. Este régimen está (o debería estar) dando las boqueadas.

12 de octubre

Lo que no puede ser es que tantos colectivos estén malviviendo por culpa de este régimen, y no salgamos a la calle, o no salgamos lo suficiente, o no nos den visibilidad. Estas cosas se enquistan, nos amargan y, como creemos que no podemos luchar contra ellas, luego nos salen en forma de odio, desprecio por el que es diferente… no añado más. Vale, no es la única razón, pero contribuye, y tanto que contribuye!

17 de octubre (después de los incendios que asolaron Galicia y regiones adyacentes)

Rajoy, gobernarás sobre un país roto y una tierra quemada

Que alguien me diga que esto es una pesadilla. Y si no, que me pongan por delante a esos hijos de puta. Le voy a ahorrar el Estado los gastos de manutención carcelaria.

Vale, ya está, ya me he desahogado. Seamos constructivos y no apelemos a la venganza: propongo que se prioricen políticas de reforestación y de compensación generosa a los afectados. Que, de paso, sirvan para crear empleo y reflotar la economía. Sin retirar lo anterior.

(De paso, tampoco estaría mal un sueldo mínimo decente, unas pensiones aseguradas y dignas, un programa serio de protección contra el desempleo y de ayuda a la dependencia, una Sanidad “saneada”, sin listas de espera y con el cuidado que todos nos merecemos, una política tajante de rechazo y restitución de lo robado a los explotadores, especuladores y corruptos, diálogo para acordar el modelo de estado de las autonomías y, ya puestos, un referéndum para ver si realmente todos los españoles queremos estan monarquía y este régimen de 1978).

Y es que no estaría mal que este país creara de cuando en cuando unas políticas razonables, necesarias, justas, inteligentes y solidarias, en lugar de priorizar la impunidad para los canallas, las leyes mordazas, los recortes disfrazados de estrategias económicas. En lugar de, con la que está cayendo con esos incendios destructivos y criminales, no ocurrírsele otra cosa que encarcelar a unas personas cuyo único crimen ha sido luchar por los intereses de la burguesía y enarbolar una bandera en la que supuestamente creen profundamente en lugar de salir a la calle cuando los trabajadores nos enfrentábamos al deshaucio, la miseria, el suicidio… (algo no demasiado loable, pero al menos no criminal). Si eres tan estúpido para cargar de razones a los que son tus contrincantes en esta absurda guera de almohadas de colorines (que nos pueden estallar en las manos como bombas), tus contrincantes pero a la hora de la verdad tus semejantes, lo has hecho bien, Rajoy.

Pero lo has hecho aún mejor si lo que quieres es recabar votos de la España inculturizada por 80 años de dictadura y dictadura encubierta, y sacar ganancia del río revuelto, del río destrozado, mejor diría yo. Rajoy, gobernarás sobre un país roto y una tierra quemada donde ni siquiera podrás gastar todo el dinero que tú y los tuyos habéis robado. Es igual; siempre os quedará Suiza.

O en el caso de Puigde y Pujol, Andorra, que está más cerca y se habla catalán.

26 de octubre

Y yo me pregunto: ¿qué sacrificios han hecho los equipos de gobierno de la Generalitat por Catalunya (y los del gobierno central por España) para que ahora se les considere héroes? ¿Ser los campeones de la corrupción? ¿Recortar empleo, salud, educación y prerrogativas sociales? ¿Manipularnos informativamente? ¿Hacer de un techo digno sobre nuestras cabezas que no nos destroce la economía cada mes un sueño imposible? ¿Convencernos de que malvivir, de que vivir sin esperanza, es vivir y aún tenemos que agradecérselo? ¿Inventarse nuevas memorias históricas y robarnos la nuestra? ¿Mantenermos en el fangal de la incultura? Pues si estos son los sacrificios que la patria, cualquiera de las dos patrias, requiere, que se las meten por allí donde les quepa, y a mí y a mi gente que nos den justicia social, igualdad, libertad, alegría y ilusiones.

A veces queremos ser protagonistas de la historia. Ser héroes, o al menos salir unos instantes de nuestras aburridas vidas. Canalizar todo el odio que nos producen las frustraciones diarias en algo que sacralice ese odio, que nos redima de él. Creo que deberíamos tener el valor de aceptar que ninguno de nosotros somos nadie, apenas unos pequeños ceros a la izquierda, y que nuestra rabia no lleva el nombre de este inmigrante, de este independentista, de este unionista, sino el de nuestros sueños fracasados, tal vez por falta de oportunidades, el de nuestro jefe que nos oprime, el de esa relación que no nos atrevemos a romper no se sabe por qué y nos hace infelices, el de la atención 24 horas para el abuelo que no tenemos tiempo ni fuerzas (ni dinero) para darle, el de… Quizá (sé que es una utopía) si fuéramos tan valiente como para enfrentarnos a nosotros mismos, a nuestras miserias, a nuestras carencias, al esfuerzo que supone mejorar y tomar el rumbo de nuestras vidas, no nos dejaríamos llevar por el narcisismo, por el rencor…

Cómo podéis jugar de esta manera con la tranquilidad, el bienestar, la seguridad y la vida de la ciudadanía?

27 de octubre

Hay muchas razones por las que estoy en contra de la #IndependenciaCatalunya, y las enumeraré en desorden de importancia:

– El proceso se ha llevado a cabo con una falta total de democracia y aupándose en una mezcla de victimismo y narcisismo muy excluyente, que no ha tenido escrúpulos en emplear la maipulación histórica e incluso la mentira más descarada.

– Estoy completamente segura de que los verdaderos iniciadores del proceso aman tanto a Catalunya como yo a Rajoy (con él que, por otra parte, no han dudado en pactar cuando la ocasión lo ha requerido, en contra de los intereses de los de abajo y, evidentemente, a favor de los suyos). Su verdadera patria, la de ambos, está en Suiza. O en Andorra.

– Por muy necesaria que sea la República catalana (en el caso de que fuera verdad que somos un pueblo oprimido), no lo es más que invertir en prestaciones sociales, salud y educación. Porque la culpa de que no tengamos eso no es de España, sino de ambos gobiernos, y dedicar dinero a la independencia en detrimento de estas áreas no es una inversión de futuro, sino un robo cruel a la ciudadanía.

– Yo creo que la única patria de los de abajo ha de ser los de abajo. Odio cualquier opresión a un estado, cultura o idioma, pero este no ha sido el caso. No veo más razones para que Catalunya se separe de España que la conveniencia de unos pocos, y un sentimiento de desprecio o, en el mejor de los casos, falta de pertenencia, a España, de otros muchos. Que es completamente legíimo, aunque en muchos casos sus orígenes no lo sean. Pero no creo que sea un motivo válido para haber llevado las cosas tan lejos y de una forma tan radical. Y con eso vuelvo al punto uno: si era necesario hacerlo, podía haberse llevado a cabo de otro forma. de otra forma, sobre todo, más inclusiva y realmente democrática.

– Implantar una forma de gobierno determinada, cuando no concurren razones de peso, como situaciones de pobreza, detenciones arbitrarias, falta de libertad, peligro, no justifica un futuro inmediato de conflicto, pérdida de poder adquisitivo y empleo, intranquilidad, o incluso guera. Quienes están promoviendo esto son unos inconscientes, y tal vez unos psicópatas declarados.

– La opción de gobierno en la que creo fervientemente es una federación de repúblicas autónomas a la que lleguemos por un proceso pacífico, libre e igualitario.

– Y por útimo, ¿queréis argumentos identitarios? Pues aquí los tenéis: quiero recordar que hay muchas Catalunyas. La Catalunya exclusiva de sardana y castellet no es la mía, ni es la de muchas. Mi Catalunya es diversa, plural y en ella caben estas cosas y muchas más. Mi cultura catalana también es la parte de la cultura de otras tierras que conforman la península Ibérica, y sii me obligan a renunciar a ella,me obligarán a renunciar a una parte de mí, me obligarán a ser una exiliada en mi propio país. Seremos un país de huérfanos que no importamos a nadie, y eso si estamos vivos.

(tras la votación)
Esto es como cuando el médico te amputa una pierna en la que tienes un bulto perfectamente operable, porque considera unilateralmente que es lo mejor para tu salud. Me acaban de quitar una parte importante de mí misma, y a muchos como yo también. Por culpa de unos ciegos, ahora andaremos todos cojos.

Lasciate ogni speranza, voi ch’entrate.

28 de octubre

Amanecemos en una Catalunya lliure que aún no es libre, que antes no era tan esclava y que en cualquier caso continúa y continuará bajo la férula de la oligarquía, de la Unión Europea y del CETA, votado tanto por PP como por PdCat. Keep on dreaming.

Lo que me enfada no es que piensen diferente. Ni que intenten imponérmelo. Ni que tomen decisiones a mis espaldas. Lo que me enfada de verdad es que no nos estamos enterando de qué va esto pero ni de lejos.

Anuncios

Read Full Post »

El problema no es que el pueblo catalán deba o no deba tener el derecho a decidir. Es obvio que ese derecho les corresponde, tanto a este pueblo como al resto de los pueblos, a todos los seres humanos.
 
XSUC 15S
El problema no es que Catalunya continúe siendo o no parte de España. Sería una pena para aquellos de sus habitantes que se sienten tan catalanes como españoles (sin estar orgullosos de ninguna de las dos nacionalidades, me temo, o al menos ese es mi sentir) tener que renunciar a una de ellas, y sería duro para España ser recortada de esta manera. Pero si Catalunya decidiera SIN NINGÚN TIPO DE COACCIÓN que debe independizarse de España, no se le podría (o debería) impedir, por mucho que doliera y por mucho que no conviniera.
 
Los problemas son, tal como yo los veo dos: el primero es que dudo que en muchos casos este sentimiento independentista sea genuino (en otros estoy segura de que sí lo es): el franquismo, la gran estafa de la Constitución del 78, la traición socialista, y todo lo que ha venido después, ha influido mucho en crearlo y en atizarlo. Pero la propaganda de la Generalitat tampoco ha sido ajena y, además, su juego no ha sido limpio. Recuerdo en mi infancia ver programas en TV3 donde se ridiculizaba todo lo que era español y “charnego”, cómo los hijos de inmigrantes sentíamos que a la sociedad se le había inoculado el desprecio hacia nosotros, cómo se les había enseñado que éramos ciudadanos de segunda, cómo nosotros mismos llegamos a creérnoslo; muchos de esos inmigrantes o hijos de inmigrantes son ahora los más furibundos independentistas: así se legitiman. Todos necesitamos una identidad, y mejor si es de prestigio, y algunos, por sus especiales circunstancias personales o sociales la necesitan aún más.
 
El segundo es que tampoco el proceso ha sido orquestado por el pueblo; desde luego que el sentimiento estaba ahí, en parte por las razones que he explicado en el punto anterior, en parte por otras que no voy a detallar ahora (porque tendría que hablar de lo que opino, no de éste, sino de cualquier sentimiento nacionalista, y no creo que sea el momento), en parte porque realmente estaba en el corazón de una parte del pueblo. Pero quienes han encendido la antorcha y han enarbolado la bandera han sido los representantes de un partido que cuenta entre sus filas con seres que a la hora de enriquecerse no han dudado en traicionar a su pueblo (al mismo pueblo al cual definen esos colores que ahora monopolizan), que lo han sumido en la miseria, que permiten que la educación siga siendo una barrera entre ricos y pobres, que mantienen las listas de espera en la Sanidad y retiran las ayudas a los colectivos más desfavorecidos, y que se han aliado con la España más casposa cuando les ha convenido (sin olvidar su connivencia con otras naciones que literalmente están realizando una limpieza étnica dentro de sus fronteras, como poco). Y que están elaborando un proceso sin garantías, de forma unívoca, y sin posibilidad de réplica, creando una sociedad en la que existe (yo lo he experimentado, aún lo experimento) miedo a manifestar que te sientes mínimamente españolito o españolita además de amar a Catalunya porque eso equivale automáticamente a que se te etiquete como facha (incluso a mí, que soy más roja que los tomates maduros).
 
El problema no es que debamos o no tener derecho a decidir. El problema es que no lo tenemos. Estamos siendo peones en un tablero de ajedrez ajeno, y ni siquiera nos hemos dado cuenta.
 
Otra cosa hubiera sido si el proceso se hubiera liderado desde abajo, sin influencias externas, desprecios al contrincante ni delirios de grandeza propios, y que de paso se hubiera aprovechado para decidir otras cosas que creo que también son importantes, digo yo… Y no habría ido mal que, también, entre el sí y el no, se contemplara una opción de unión federalista de repúblicas autónomas hispánicas, por ejemplo.

Read Full Post »

“A mis espaldas, unos cuantos gritos consiguieron apagar el fragor de la batalla, dejando en su lugar un caos parecido al esperpento de las elecciones españolas 2015-16”.

“A mis espaldas, unos cuantos gritos consiguieron apagar el fragor de la batalla, dejando en su lugar un caos parecido al esperpento de las elecciones españolas 2015-16”.

(viene de) Abrí los ojos desmesuradamente y ladeé la cabeza con sonrisa burlona, echando un mirada circular por toda la extensión de la terraza.

-¡Blanca! –exclamé, con exagerado tono sorprendido-. ¡Y yo que pensé, ingenua de mí, que te habías unido a la batalla que tú misma te esforzaste en provocar! Qué bien estamos aquí arriba, ¿verdad? Cada vez es más fácil la vida de los privilegiados. A cubierto de todo, rodeadita de tu guardia personal mientras esos infelices se matan por tu culpa y por la del otro elemento –no lo había hecho conscientemente (soy medieval hasta la médula, a pesar de mis incursiones contemporáneas), pero me percaté que le había apeado, por enésima vez, el tratamiento de nobleza a la interfecta. Y es que el respeto hay que ganárselo, y aquella mujer se desvalorizaba a mis ojos con cada nueva acción que cometía-. Y tú debes ser Juana –hice un signo hacia la mujer menuda y atractiva, vestida como una doncella y con una expresión de calculadora dureza pintada en su rostro, por otra parte de facciones armoniosas-. Tuve el dudoso honor de conocer a tu antecesora, Elvira. Seguro que aún se acuerda de que fui una de las artífices de que la enviaran al convento. Será mejor que intentes parecerte a ella lo menos posible, si quieres que no haga lo mismo contigo.

Los guardias que protegían a las dos mujeres comenzaron a avanzar hacia mí, que mantenía la guardia frente a ellos sin miedo, porque no me pareció que ninguno de ellos quisiera eliminarme sin una orden directa de su jefa. Blanca me miró de arriba abajo, asqueada y fascinada al mismo tiempo: yo, recubierta de sangre, sudor, tierra, polvo y ceniza, con los cabellos revueltos y la ropa desgarrada, ofrecía la imagen menos femenina, gentil y cortés (al menos, según los cánones de Blanca) posible; igual que si llevara bikini en Oriente y burkini en Occidente. La actual amante del rey, finalmente, esbozó la consabida mueca de desprecio que ya llevaba mi nombre.

-Me abstendré de castigarte como merece tu falta de respeto porque no pareces estar en tu sano juicio. ¿Te has percatado del aspecto que tienes? Por cierto, si me acusas de cobarde por haber subido hasta aquí, ¿qué haces tú entonces en el mismo sitio?

-Porque yo he venido a otear el horizonte –respondí. Le di la espalda, aparentando un valor que estaba muy lejos de poseer en ese momento, y me esforcé en escudriñar el campo de batalla, a la luz de la pira y de las antorchas, buscando mi objetivo, y de paso, a Guillaume, o bien a su cadáver retrasado; en ninguno de los dos casos con éxito.

-Has venido a buscarle –la crudeza oscura de su voz me sorprendió y me volví hacia ella. Comprendí que su obsesión (porque sin duda era obsesión, nadie me podría convencer de que allí subyacían sentimientos auténticos, en el caso que no sea siempre una creación intelectual humana eso que he dado en llamar “sentimientos auténticos”) era aún mayor y más enfermiza de lo que yo había imaginado y, contra todo pronóstico, la compadecí. Me envidiaba, por extraño que pueda parecer, no podía entender lo superior que era a mí en todos los aspectos, ni lo fácil y hermosa que era su vida comparada con la mía. Pobre. Pobre Blanca, tan absurda y fallida como el Estado español. Pobre y desgraciada Eowyn. Quise buscar las palabras para decirle lo equivocada que estaba en sus celos hacia mí, sencillamente porque eso era la verdad, pero de pronto comprendí que nunca lo lograría. Así que dejé de esforzarme.

-No le buscaba a él, sino al otro. A tu amiguito, aquel a quien cuyo ya bastante perturbado cerebro perturbaste más para que te ayudara en tu objetivo de vengarte de Guillaume y, de paso, dar un golpe más al poder del Temple. Pero veo que ahora ya no le quieres tanto. ¿Es sólo porque te arrepentiste de enviarlo a matar a tu templario favorito, o es que ya no te es útil para tus propósitos? Y ya que hablamos ellos, si puedes decirme el paradero de ambos, que seguro que no se te ha escapado nada desde esta atalaya, te estaría muy agradecida –le hice un remedo sarcástico de reverencia.

La indignación con la que escuchó mis palabras amenazaba con ponerla en órbita. Incluso creí ver el vapor que le salía de los agujeros de la nariz, dilatados como dos chimeneas.

-¿Cómo te atreves a insultarme delante de mis hombres? ¿Qué tengo que ver yo con ese templario? ¿Qué interés puedo tener en que viva o muera, ni él ni los otros? ¡Te haré pagar tus palabras, bastarda!

Oí el chasquear de la espada en el aire, en dirección a mi cuello, cuando ya era tarde para haber podido efectuar algún movimiento: uno de los guardias, aprovechando que yo estaba inmersa en el calor de la conversación y devanándome los sesos para encontrar alguna manera de hacer confesar a Blanca lo que sabía (sin dejar de insultarla), se había escabullido entre las sombras hasta ponerse detrás de mí y ahora, cansado de mis faltas de respeto a su señora, pretendía desembarazarme de mi cocorota de un tajo sin que ella argumentara nada en contra. Pero algo pasó: un silbido cortó en seco el restallar de su arma, y lógicamente también su trayectoria. Con una flecha en el hombro, oí el sonido del cuerpo de aquel hombre desplomándose en el suelo con su pesada armadura casi antes de que pudiera girarme hacia él con la espada en la mano.

Me volví inmediatamente hacia el lugar de donde procedía la saeta, al igual que Blanca, Juana y el resto de la guardia. Allí, a bastantes varas de nosotros, a luz de las antorchas y al de la hoguera que aún no se había consumido y que convertía la noche en día, pude ver a dos figuras que se alzaban en el punto más alejado de la muralla este, adonde sin duda habían llegado merced a unas escalas; uno de ellos enarbolaba un arco. Ambos corrieron hacia nosotros, el segundo muy alto y corpulento y el primero, el arquero, más pequeño, ágil y ligero. Me pareció cómo el rostro de Blanca iba poniéndose del color de su nombre al reconocer a los recién llegados; yo no estaba mucho más entera. Por fin, Gonzalo llegó a una breve distancia de nosotros y me saludó agitando el arco, desmesuradamente largo, mientras Blanca buscaba apoyo en sus guardias más cercanos al tiempo que miraba ojiplática al acompañante del sevillano. En cuanto al inseparable compañero de Guillaume, he de decir que nunca me he alegrado más de ver a una persona; hasta le encontré más guapo y todo, a pesar de que nunca fue mi tipo: su barba era más espesa y noté que había envejecido ligeramente desde la última que le vi, aunque le favorecía. A mis espaldas, unos cuantos gritos consiguieron apagar el fragor de la batalla, dejando en su lugar un caos parecido al esperpento de las elecciones españolas 2015-16.

-¿Qué hay? –me saludó tranquilamente Gonzalo, como si acabara de despedirse de mí la noche anterior-. Parece ser que hemos llegado a tiempo –a su lado, el otro hombre miraba con ironía a Blanca y a su cohorte.

Intenté rehacerme.

-Me has salvado la vida –dije-. ¿Cómo demonios lo has hecho? ¡Si apenas tenías ángulo para disparar!

-He de reconocer que apuntaba al corazón, con lo que el tiro ha sido un desastre, aunque al menos ha cumplido su objetivo –se encogió de hombros. Yo seguía mirándolo, sin entender: ¿desde cuándo Gonzalo era tan diestro como arquero? Viéndome momentáneamente desactivada por el asombro, uno de los soldados de Blanca se atrevió a hacer un movimiento.

-Quieto ahí –dijo el falso leproso, dirigiéndose a los guardias de Blanca-. Vuestra señora me conoce de la Corte, y no creo que desee que acabe así nuestra relación –y, dirigiéndose a ella-. A sus pies, señora Blanca. ¿El rey Jaume se encuentra bien de salud, espero?

A la pálida luz del amanecer, aún incipiente, el color de  la tez de Blanca había pasado de ser afín con el nombre de su dueña a asemejarse peligrosamente al ceniciento de mis ropajes

-Vos –pronunció ella, al fin, con un hilo de voz-. Habéis venido. No lo entiendo. ¿Qué estáis haciendo aquí?

Él se plantó frente a ella, escoltado por Gonzalo.

-Señora, vos sabéis con exactitud que Eowyn y yo somos viejos amigos. De Tierra Santa. Aún recuerdo cómo tratasteis de utilizar esta circunstancia contra las pretensiones del Temple en la época de la batalla contra los Entença –el tono falsamente cordial a duras penas disimulaba el desagrado que le inspiraba la amante del rey-. Aunque supongo que nunca imaginasteis hasta qué punto… Por cierto –dijo, volviéndose hacia a mí-, me alegro de verte entera, muchacha. Han sido unos meses muy duros sin saber nada de ti, y nos temimos lo peor cuando vimos el resplandor de esa hoguera. Aunque supongo que sabes que tienes un aspecto horrible.

-Lo mismo digo –le secundó Gonzalo, y rectificó enseguida-. Lo de que me alegro de verte, no lo de tu aspecto. Claro que, la verdad…

-No tiene sentido que me salvéis la vida si luego vais a empujarme al suicidio arruinándome la autoestima –les interrumpí-. Venga, vámonos de aquí, si os habéis tomado tantas molestias para venir al menos haced algo útil –eché un vistazo al patio de armas-. Aunque veo que ahí abajo lo tenéis todo controlado.

En efecto: los gemelos ingleses, ya distinguibles después del episodio de la ciudad italiana, junto con Manfredo, Yannick, Ruy, Cristina, Luis, El Genovés y Hernán, se habían esforzado en poner orden en el campo de batalla (todo hay que decirlo, ya no quedaban muchos en condiciones de oponerse, a esas alturas de la liza), en mitad de una destrucción tan grande como la del litoral español tras la fiebre del ladrillo, y mantenían a los guerreros separados y alineados, mientras iban sujetándolos con ligaduras uno a uno y todos a un cuerda de presos. Mi viejo amigo se asomó a la barrera, a mi lado, y alzó una antorcha soltando un grito de triunfo, que fue contestado por los de abajo.

-¡Eowyn! ¡Es Eowyn! –exclamó Luis al verme. Parecía realmente contento de encontrarme.

El resto le oyó y correspondió a su alegría.

-Sabía que no podrían contigo, amiga –dijo Cristina.

-Bienvenida de nuevo, capitana –Ruy me hizo una cortés reverencia.

Son esos momentos de la vida en que recuerdo que tal vez siga siendo, después de todo, humana. Que siento que otros lo piensan, y me tratan en consecuencia. Que no me ven como lo que soy, una máquina de pegar mandobles sin sentimientos, o al menos sin sentimientos que sepa cómo demostrar. Me permití disfrutar de ese momento unos pocos instantes. Porque yo sabía que era mentira. Que aquellos hombres y aquella mujer no habían emprendido aquella pequeña cruzada por mi carisma personal, sino por el suyo, el de mi viejo amigo, con el que había cogido la costumbre, desde la primera vez que nos encontramos en la misma cuadrilla de mercenarios, de jamás abandonarnos uno a otro, fueran como fueran las circunstancias, resistiendo frente a todo y a todos como un preso político español. Él era, el diablo sabría por qué, la única persona que me apreciaba en este mundo. Y yo ni siquiera sabía pagárselo con nada más que un par de oportunas estocadas de vez en cuando… Les saludé a mi vez, bendiciendo la aún oscuridad que no permitió que notaran cómo mis ojos brillaban. Mientras tanto, Blanca y Juana bajaban por la escalera hacia sus habitaciones, con toda su guardia y acompañadas por Gonzalo. La amante del rey no dejaba de mirarme, a riesgo de tropezar e ir dar por tierra con toda su nobiliaria dignidad: me miraba y le miraba, como haciéndose cruces de lo que imaginaba de nosotros, escandalizada y aliviada a la vez, pero aún recelosa e igual de fascinada y asqueada que antes con respecto a mí.

-Es una mujer a la que conviene no tener de enemiga –me dijo él-. Aparte de sus maquinaciones con los Entença, la recuerdo de las negociaciones con el rey por el tema de este castillo. Su presencia y sus envenenados consejos no ayudaron a que fueran fáciles, precisamente. Al menos, creo que ahora no sufrirá con la idea de que tú eres su rival por el amor de Guillaume. Lo que nos concede una cierta tregua.

-Ni lo sueñes. Es inteligente y odia a los tuyos –rebatí yo-. Y a mí. Vosotros sois un obstáculo para sus ambiciones políticas y sus ansias de poder, mientras que yo represento algo que no comprende, algo que es completamente opuesta a ella misma, y por eso me teme, y me aborrece igualmente. No cantes victoria demasiado pronto, amigo: algo me dice que no es la última vez que Blanca volverá a darnos problemas. Y ahora vámonos: esto aún no ha terminado (sigue).

Guardar

Read Full Post »

Hemos vivido muchos años presos del miedo. No del miedo a sufrir ni a sentir dolor, que sería comprensible: hace mucho que exportamos la crueldad de nuestras guerras al tercer mundo. Nuestro miedo era mucho más pusilánime pues se centraba en la pérdida de la tranquilidad que da la ignorancia y de la comodidad que conceden los caprichos consumistas, y también mucho más indigno, pues se convirtió en cómplice de los manejos del sistema. Es cierto, he de reconocerlo, la tentación de cambiar el libro por el circo, el tópico por el análisis, puede ser fuerte cuando te sientes cansado, perdido o fracasado, pero eso no nos exculpa de haber caído en ella. Cerramos los ojos. Nos tragamos todas las cucharadas de mierda envenenada que nos sirvieron. Fuimos ignorantes, superficiales, categóricos, y ante la corrupción y la crisis repetimos como marionetas: “Hemos vivido por encima de nuestras posibilidades” o “Es que hay demasiados inmigrantes”.

Y de pronto, todo pareció cambiar: tanto en el ámbito español como en el internacional, cayeron las bambalinas del teatro y las miserias de la tramoya salieron a la luz: Wikileaks, Greg Smith, Snowden, Urdangarín, Bárcenas, corrupción en la Generalitat de CiU, financiación ilegal del PP… Se escucha el clamor general en los centros de trabajo, en las escuelas, en los mercados, aparte de, naturalmente, en las redes sociales.  Surge el 15-M. La PAH. Diversas plataformas constituyentes. Y solo por poner un par de ejemplos. Los gobiernos y sus esbirros de los cuerpos y fuerzas de Inseguridad del Estado se ven obligados a apartar la careta democrática para ponernos a tono. Empezamos a comprender que la Transición no fue modélica ni la Monarquía nuestra salvadora.

Pero ¿hasta qué punto hemos abierto los ojos? Me inquieta pensar que podemos salir de una impostura generalizada para meternos en otra aún más global. Tantos años de mentiras, tantas náuseas frente a las desfachatados embustes de los telenoticias, me han llevado a la incredulidad más absoluta, y ahora que parece que incluso los integrantes del sistema se vuelven contra la teta que les dio de mamar, me resisto a ser tan ingenua para no cuestionarlo y a quedarme con la benéfica sensación de que en realidad existe bondad intrínseca en el ser humano, comienza la anunciada destrucción del sistema o eso es lo que tiene poner a inútiles en el poder. Pero lo que más me preocupa es que la respuesta a este despertar sea una indignación sin ideología subyacente, un simple desahogo egoísta no dirigido contra el sistema sino contra las carencias personales, y que no persiga más que cambiar los representantes del orden mundial por otros diferentes, aunque quizá no mejores. Eso si realmente existe. Si es suficientemente multitudinaria. Contundente. Efectiva.

Y me pregunto qué sucederá al día siguiente de nuestra hipotética revolución. Quién vendrá a sustituir a la caterva de inútiles, patéticos, cobardes e indignos dirigentes del PP, que al menos cuando se lanzan a la corrupción y al desmonte del Estado del Bienestar no hacen más que seguir las directrices de su programa, lleno de premisas clasistas e insolidarias. Tal vez sea el PSOE, verdadero nido de traidores a su propia ideología, en principio más social aunque ello no les haya impedido allanar el camino a los más severos atentados contra los ciudadanos. O tal vez IU, salpicada de alianzas contranatura y apoyos a leyes más que discutibles en los últimos años, y lastrada por su desunión interna. Probablemente no tenga importancia. Y no porque todos los políticos sean iguales, afirmación tan precipitada y peligrosa como cualquiera de las que nuestra estupidez y nuestra inanidad nos hace pronunciar: todos conocemos ejemplos que nos recuerdan que no es así. Es porque el sistema sí que es igual, muy igual, a sí mismo. Y porque nosotros somos previsibles. Y porque siempre existirán hombres de arena que ayuden a nuestros ojos a cerrarse.

Si no los abrimos de una forma completamente irreversible: tomando las riendas de nuestra vida y de nuestro país día a día.

Read Full Post »

El Papa dice que el matrimonio homosexual es una amenaza para la Humanidad; según parece, que te sientas atraíd@ por personas de tu mismo sexo y las elijas para tener relaciones sexuales y/o formar una familia (con todos los estadios intermedios incluidos), algo que se circunscribe únicamente al ámbito personal, es un mal global y además equiparable a catástrofes como el cambio climático, la especulación alimentaria, la trata de personas, la explotación de los más desfavorecidos, las epidemias, los genocidios y la dictadura de los mercados. O mejor dicho, mucho peor, ya que nuestro amado Ratzinger apenas menciona las adversidades anteriormente citadas más que de una manera muy episódica y siempre mirando hacia la cámara.

Claro que tal vez lo que a Benedicto le asusta es que considera a estas personas una aberración respecto a su género. Si es así, habría que decirle que l@s homosexuales no atacan ni intentan perjudicar a los integrantes del sexo al que pertenecen, o al menos no más que l@s heterosexuales: eso es privilegio exclusivo de las mujeres del PP. Altamente representativos son  los especímenes conocidos como Mato, Cospedal y Aguirre, cuyos ataques contra sus compañeras de género han adquirido unas características de hipocresía, incultura, prejuicio y maldad casi insuperables.

Pero se puede ir más allá incluso de esta traición: se puede traicionar a la gente que te ha dado su apoyo y su fe, pensando equivocadamente que tú ibas a salvarlos; se puede traicionar a los propi@s conciudadan@s; se puede traicionar a todo el género humano. Estas traiciones, obviamente, forman parte de la idiosincrasia esencialmente tan cobarde como autodestructiva, completamente irracional, del hombre y la mujer: pero nunca se ha combinado un estado tal de resignación e inmovilismo por parte de l@s oprimid@s con una estrategia tan compleja y agresiva por parte de los opresores. Y todo esto me lleva a pensar que si otro mundo mejor es posible, otra Humanidad mejor nunca lo será; que las tendencias de comportamiento que se hallan en el estrato más básico de nuestro cerebro podrán ser domesticadas, orientadas hacia el bien común (yo le llamo socialismo) y hacia la razón, pero nunca erradicadas. Podemos sacudirnos nuestra desmovilización y nuestra pereza intelectual, podemos defendernos, forzar el cambio de las formas, de nuestras costumbres, de nuestros gobiernos, pero nunca les cambiaremos a ellos ni cambiaremos nosotr@s. Igual que ninguna religión imaginable, por mucho que se esfuerce el Papa y los de su calaña, cambiará nuestra forma de relacionarnos.

Read Full Post »

Cuando España está dormida y de pronto sale el sol, solo una de las dos Españas se despierta: en este país siempre tendremos la esperanza partida por la mitad y el futuro medio hipotecado. Por los siglos y los siglos, una parte de esta nación de claroscuros permanecerá en la inopia del oscurantismo, refocilándose en una incultura no hija de las circunstancias sino contenta de serlo, con sus habitantes paralizados por la cobardía y amargados por esta inacción sin que se tenga la suficiente nobleza para asumir la culpa, al menos habiendo otros (pobres, inmigrantes, diferentes) a los que adjudicársela.

Esta España tiene terror al análisis, abomina de cualquier acción que requiera empeño introspectivo e intelectual, y por tanto es terreno abonado a los tópicos y a la demagogia: es la España a la que le puedes explicar impunemente que Rajoy rechaza los recortes de Zapatero sin que te espeten que acciones de este calibre (antes hubiera dicho que aún más ultraliberales, pero ahora no estoy tan segura) han estado desde siempre en el programa del PP. Esta España mantiene una adoración servil al poderoso, propia de personalidades débiles y fracasadas, y vota al corrupto: por tanto, no le cuesta creerse que la solución es, a costa de recortes sociales, favorecer fiscalmente a estos personajes para que creen riqueza, negándose a admitir que nunca lo han hecho fuera de sus cuentas corrientes. A esta España le gustan los enemigos pequeños, porque no tiene gónadas de enfrentarse a los otros, y en consecuencia le encanta que la engañen afirmando que esos enemigos pequeños, esos insectos a quienes se puede aplastar de un pisotón, son los que han usurpado los beneficios de la administración haciendo oído sordos a todas las pruebas en contra: porque el moro sin siquiera un poco de pan para sus hijos que entra en la fábrica abandonada a robar unos cuantos cables de cobre es más culpable que el presidente de Gobierno, que abrió las fronteras para ayudar al gran empresariado a bajar los salarios, y que su sucesor, que siguió beneficiando a los lobbies económicos a costa de l@s trabajador@s de cualquier raza, credo y procedencia. Esta España ostenta la soberbia de los ineptos y se permite arrugar el entrecejo cuando sus hij@s juegan con niños de otros colores, como si el blanco fuera una garantía de pureza, como si ser español fuera algo que abanderar con orgullo, y para evitarlo se venden al sobresfuerzo económico y a los adoctrinamientos de los colegios privados, subvencionados por los gobernantes.

Tod@s tenemos miedo. Y a tod@s nos faltan conocimientos. Y el trabajo siempre es duro. Pero el miedo no se supera con odio ni la incultura es una cualidad digna de encomio y, a no ser que seas favorecido por la fortuna, el dinero fácil no se consigue sin algún tipo de derramiento de sangre. El 22M de 2011 ganó la peor de las Españas posibles en un mundo que está degenerando, cerrando las fronteras y abriendo la veda al odio y a la explotación cada vez más indiscriminados, hasta lo más rastrero.

Les hemos votado: ahora, atengámonos a las consecuencias.

Read Full Post »

JK Pereira

Escritor

#afinidadviajera

La única web para viajeros adictos.

franciscojaviertostado.com

Historia, medicina y otras artes...

Fábulas estelares

De lecturas, lenguajes y naves espaciales

#NoDAPL Solidarity

Support the Indigenous led movement to stop the Dakota Access Pipeline

Sociología crítica

Articulos y textos para debate y análisis de la realidad social

Tras La Última Frontera

Un blog sobre literatura fantástica, ciencia ficción, mitología y juegos de rol.

Romana Insolentia

El blog donde conocer al pueblo godo y la Antigüedad Tardía desde sus orígenes hasta su final. Guerra, intriga y arqueología en Hispania tras la caída de Roma de manos de un historiador y arqueólogo amante de la Antigüedad Tardía y de los visigodos en particular.

Juegos y Dados

Juegos de tablero, cartas, rol y miniaturas

geoengineeringcrimes

Crimes Against Mother Earth

arieelvikingo

4 out of 5 dentists recommend this WordPress.com site

Adherentes Bcn

Quisieron enterrarnos, pero no sabían que somos semilla

Comitè Antiimperialista

Contra les agressions imperialistes i amb la lluita dels pobles per la seva sobirania

Soy Pública

Defendiendo la Educación Pública

The Moving Times

Diario de los movimientos sociales y las reivindicaciones políticas

Asociación hipotecados activos

Todo lo que debes saber de tu hipoteca, los bancos, el dinero y no te explican

ARQUITECTURA-G

ARQUITECTURA-G Estudio Arquitectura Barcelona

La ratera

El Bloc d'en Toni Barbarà

Plataforma Catalana Marxa a Brussel·les 2015

No a l'Europa del capital, per una Unió dels pobles democràtica, social, ambiental , solidària, igualitària: EUROMARXES 2015

Atila Weblog

Just another WordPress.com weblog

Salud y Bienestar

En éste blog encontrareis información referida a salud y bienestar en general.

Ciencia Histórica

Un blog de Jesús G. Barcala

Información por la Verdad

Buscadores de la Verdad en Vallecas informando desde el cariño.

PTYAL

Pedagogía Terapéutica y Audición y Lenguaje

Tomos y Grapas

Tu programa de Cómics

Ferro Veritas

Esgrima Antigua y Recreación

ALC Stronghold

¡Hazlo épico!

Por Otro Mundo

Somos Más

Ciencia Histórica

Un blog de Jesús G. Barcala

Los Templarios y su época (1095-1314)

“Non nobis Domine non nobis sed Nomini Tuo da gloriam”

#elmonlocaldiuprou

Web per denunciar la reforma local de l'Estat

el Club dels Llops

quatre nens es perden pel bosc, on viuran l'aventura de la seva vida!

Un escriptor als núvols

La botiga de les fantasies versemblants

verba volant, scripta manent

De la edición en papel a la edición integral

Espiral associacio de creadors/es

Associació de creadors i creadores

Donbass Resisteix

Bloc de l'Assemblea de Suport a les Repúbliques Populars de Donetsk i Lugansk

Tinta Roja

Fira de l'edició independent i del llibre polític

A %d blogueros les gusta esto: